Gráficos para entender por qué la segunda ola en España no tiene nada que ver con la primera

Endika Nuñez
·4 min de lectura

La segunda ola del coronavirus en España ha dejado un exceso de defunciones mayor de 9.612 casos, según el último informe del MoMo realizado por el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto Carlos III (ISCIII).

Según estos datos, en el periodo comprendido entre el 20 de julio y el 19 de noviembre, España ha registrado un exceso de mortalidad de más de 8.221 en el modelo más conservador. Los datos son inferiores a la primera ola (34.059 exceso de decesos), comprendida entre el 10 de marzo y el 9 de mayo, pero siguen estando muy por encima de la tendencia histórica de la última década.

  • Nota metodológica: El exceso de defunciones considero cuando las observaciones van más allá del rango comprendido (o intervalo de confianza de la tendencia al 99%) por el modelo estadístico realizado por MoMo y se indica en el gráfico con las líneas punteadas en color gris. Si consideramos la diferencia entre lo observado y la media de lo esperado, el exceso es mayor de 20.000.

Si las observaciones están dentro del intervalo de confianza se considera que “no hay exceso” de fallecimientos.

En esta época de un año normal, los fallecimientos diarios en España rondarían las 7.500 personas de media, que, según el año, puede variar entre 6.800 y 8.000, lejos de las 9.693 muertes observadas recientemente.

Si comparamos estos datos con los fallecidos diarios registrados por la Covid-19 que recopila el proyecto EsCovid19Data a partir de fuentes oficiales, veremos que las cifras no coinciden. Si bien es cierto que la mayoría de las defunciones son a causa del coronavirus, hay un exceso de 9.128 fallecimientos desde la semana 30 (19 de julio) que se puede consultar en el siguiente gráfico.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si bien es cierto que no necesariamente todo el exceso se debe a personas infectadas por el virus, es plausible asumir que sí que son derivadas de la crisis generada por la Covid-19. El miedo a acudir a un hospital, no querer saturar un sistema sanitario ya estresado o la muerte debido a otras patologías precipitada por el virus son algunas de las razones.

Lo que sí es cierto es que actualmente hay mayor capacidad de detección si comparamos con la primera ola del coronavirus.

Si sumamos las muertes esperadas en esta época del año (en el escenario más conservador) a las muertes registradas por la Covid-19 y comparamos con las observaciones del total de fallecimientos en la segunda ola de la pandemia en España, vemos que hay una diferencia de menos de 100 casos no identificados (6.000 si comparamos con la media de los últimos 10 años), lejos de los más de 10.000 casos (14.000 comparando con la media) no identificados durante la primera ola.

Excesos en las comunidades autónomas

Aunque la incidencia de la segunda ola sea considerablemente menor que la primera ola en términos generales, hay algunas comunidades autónomas que están viviendo un aumento significativo respecto a los meses de marzo, abril y mayo.

Andalucía, Murcia, Galicia o las Islas Canarias son algunos ejemplos. Estas cuatro comunidades autónomas registraron 1.608 defunciones por Covid-19 desde el 1 de marzo hasta el 9 de mayo, siendo Andalucía la más perjudicada con más de 1.300 fallecimientos.

En la segunda ola, en cambio, han superado los 2.700 decesos, siendo las cuatro comunidades que más incremento han experimentado respecto a la primera ola de la pandemia.

Por el contrario, comunidades como Madrid, Catalunya, las dos Castillas o el País Vasco, entre otros, son lo que mejor balance neto tienen respecto a meses anteriores. Se debe, principalmente, a que fueron fuertemente golpeadas en la primera ola de la pandemia con 26.396 fallecidos por la Covid-19 en términos agregados (82% de fallecidos en toda la primera ola). Además, los fallecidos por causas no identificadas que sobrepasan las expectativas de defunciones en esa época del año fueron de 8.408 (resultado tras restar a las defunciones observadas en la primera ola las defunciones máximas esperadas y las muertes por coronavirus).

En la gráfica que sigue, se puede observar la evolución de los fallecidos por la crisis del coronavirus en las comunidades autónomas, pudiendo diferenciar aquellos que han fallecido a causa de la Covid-19 o por causas derivadas de ella.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

VER VÍDEO | OMS espera una vacunación generalizada contra el coronavirus para mediados de 2021

Más historias que te pueden interesar: