El coronavirus se ensaña con Europa, y "millones" de vidas están en juego

1 / 6

El coronavirus se ensaña con Europa, y "millones" de vidas están en juego

Italia se convirtió el jueves en el país más afectado del mundo por el nuevo coronavirus, en una pandemia que podría costar "millones" de vidas, según advirtió la ONU, por falta de solidaridad con los países pobres.

En un efímero rayo de esperanza, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió el uso inminente de cloroquina, un antipalúdico, como un posible tratamiento para los pacientes con COVID-19, aunque ese optimismo que fue inmediatamente minimizado por expertos sanitarios.

El virus, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica como un verdadero "enemigo de la humanidad", ya ha infectado a más de 240.000 personas en todo el mundo y ha matado a más de 9.800.

Apenas en las últimas jornadas 427 pacientes han muerto en Italia, 169 en España, 149 en Irán y 108 en Francia, en una secuencia trágica que presiona a las autoridades a reforzar las medidas de contención aún a riesgo del impacto sobre la economía y la moral ciudadana.

Más allá de la tragedia de la salud, es probable que el nuevo coronavirus sumerja al mundo en una recesión, a pesar de los miles de millones de dólares liberados con urgencia en los Estados Unidos y Europa.

- El futuro de Europa -

Europa, que ya superó la barrera de los 100.000 casos confirmados de contaminación, es ahora el continente más afectado.

Su "futuro político" está en juego, advirtió el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, y su economía "se contraerá considerablemente", según el Banco Central Europeo (BCE).

Una semana después del comienzo de la contención general de su población, Italia ya cuenta 3.405 muertes, un número incluso más elevado que el de China, y el pico de la pandemia parece aún no haber llegado.

En las últimas 48 horas, la península ha registrado una cantidad de muertes diarias superiores a la registrada en el punto álgido de la enfermedad en la ciudad de Wuhan, la cuna de la epidemia en China.

China, donde murieron 3.245 personas, no informó ninguna nueva contaminación local el jueves, aunque se contabilizaron 34 casos "importados".

Irán, el tercer país más afectado por el número de muertos con 1.284 víctimas, está considerando medidas más estrictas para limitar la contaminación. Mientras tanto, se perdonará a casi 10.000 detenidos, a fin de reducir la presión sobre las cárceles.

En España, que llora 767 muertos, las autoridades han ordenado el cierre de todos los hoteles en el territorio en un plazo de siete días.

Incluso ninguna parte del mundo parece estar a salvo, ya que el coronavirus ha causado la primera muerte en África subsahariana y los primeros casos en Fiji, Níger y Haití.

- Restricciones generalizadas -

En un intento por limitar la propagación del virus, las restricciones a la libertad de movimiento han aumentado drásticamente y las autoridades exigen a más de 500 millones de personas en todo el mundo que permanezcan confinadas en sus hogares.

Según la UNESCO, casi la mitad de los alumnos y estudiantes del mundo no pueden asistir a clases porque sus escuelas y colegios están cerrados. Los escolares británicos se unirán a ellos el viernes.

Brasil cerró el jueves por 15 días todas sus fronteras terrestres, excepto con Uruguay, y la ciudad de Río de Janeiro cerrará el acceso a sus famosas playas y restaurantes.

En la noche del jueves, Argentina decretó el aislamiento obligatorio de la población hasta el 31 de marzo, mientras Perú registró su primera víctima fatal por la pandemia.

Estados Unidos, que pasó la marca de 10.000 casos, instó a los estadounidenses a dejar de viajar al extranjero.

La preocupación se concentra ahora está los países más pobres, donde la contención será imposible, así como en los enormes barrios marginales de Asia.

Además, 3.000 millones de personas ni siquiera tienen las armas más básicas contra el virus, agua corriente y jabón, apuntaron los expertos de la ONU.

"Millones" de vidas están en juego si el mundo no está unido, especialmente los países menos ricos, advirtió el jueves el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Las mayores compañías farmacéuticas se comprometieron el jueves a proporcionar una vacuna contra el COVID-19, disponible "en cualquier parte del mundo", en un plazo de 12 a 18 meses.

Por su parte, Donald Trump elogió los resultados "alentadores" de la cloroquina antipalúdica para tratar a los enfermos, y prometió que estaría disponible en breve.

Sin embargo, funcionarios del área de salud dijeron que primero verificarían que es "seguro y efectivo".

Trump canceló la cumbre del G7 programada para junio en Camp David, y los líderes de los siete países intercambiarán puntos de vista por videoconferencia.

- Confinamiento -

La UE ya ha empezado la repatriación de decenas de miles de ciudadanos de sus países miembros varados en el mundo.

Chile, que sacará al ejército a la calle, decretó incluso cuarentena para la remota isla de Pascua, y pospuso su referéndum constitucional al 25 de octubre.

"¡Lo único que me angustia, es el silencio!", decía el octogenario Roberto Fichera en Roma. "No se oye un ruido, ni un coche, las calles están vacías... Cuando sales a andar y oyes unos pasos detrás, casi tienes miedo y te das la vuelta nervioso".

Italia prolongará sin duda las medidas de confinamiento, previstas hasta el 3 de abril, y en parecidos términos se pronunció Francia y España.

El presidente Emmanuel Macron mostró su desaprobación ante el comportamiento de sus conciudadanos.

"La gente sigue yendo al parque, a la playa o se precipita a los mercados abiertos" criticó.

En Alemania, donde se confirmaron más de 10.000 casos, la canciller Angela Merkel pidió a sus conciudadanos que respeten las recomendaciones de limitar los desplazamientos, "imprescindibles para salvar vidas".