De paraíso turístico a desierto de resorts abandonados: parece sacado de un thriller de Netflix

Las Gili son un archipiélago de Indonesia formado por tres pequeñas islas llamadas Gili Trawangan, Gili Meno y Gili Air que están situadas cerca de Lombok y de Bali. Famosas por sus aguas de color turquesa, sus playas de arena y la diversidad de su vida marina, durante años han sido un importante destino turístico recibiendo alrededor de 1.500 visitantes extranjeros al día, que se alojaban en alguno de sus múltiples resorts.

Sin embargo, la pandemia del coronavirus ha convertido este archipiélago en un desierto de resorts abandonados. El gobierno de Indonesia cerró sus fronteras a los extranjeros en marzo de 2020 y, aunque el país volvió a abrir, debido a los estrictos requisitos sanitarios, que incluyen una cuarentena obligatoria, los turistas han dejado de acudir a las islas Gili hundiendo por completo su economía.

Apenas una treintena de sus 800 alojamientos se encuentran abiertos, la mayoría de sus tiendas, bares y restaurantes están cerrados o vacíos y los barcos que se utilizan para transportar a los turistas de una isla a otra permanecen varados en el mar.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente