Los cubrebocas no evitan el contagio del coronavirus: doctor explica por qué no deberíamos usarlos

Fari Rafa
Contributor

Las máscaras protectoras que miles de personas en todo el mundo están comprando para evitar contraer el coronavirus no solo son innecesarias en la mayoría de los casos, sino que podrían incrementar el riesgo de contagio, según ha advertido el principal portavoz del gobierno de Estados Unidos en materia de salud pública.

(Photo by DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP via Getty Images)

El anestesiólogo Jerome Michael Adams, Cirujano General de Estados Unidos, pidió al público no comprar máscaras por pánico y advirtió que la escasez de este artículo puede causar una amenaza médica aún mayor.

En una entrevista con el programa Fox & Friends, el Dr. Adams explicó que el uso incorrecto de las mascarillas bucales podría aumentar el riesgo de infección. “Si no es proveedor de asistencia médica no las use”, dijo.

El Cirujano General de los EEUU, Jerome Adams, durante una cumbre nacional en la Facultad de Medicina de Harvard en Boston. (Foto AP / Steven Senne)

“Las personas que no saben cómo usarlas adecuadamente tienden a tocarse mucho la cara y en realidad pueden aumentar la propagación del coronavirus, señaló el también excomisionado de Salud por el estado de Indiana.

Según los datos más recientes, el COVID-19 ha cobrado cerca de 3,000 vidas y contagiado a más de 88,000 personas a nivel global. EEUU reportó este fin de semana las primeras dos muertes.

A medida que crece la amenaza, se han disparado las ventas de mascarillas bucales en los países más afectados. En España, los distribuidores farmacéuticos registraron un alza de 8,000% en la demanda, mientras que en Italia -el país con más casos en Europa- la Fiscalía investiga la compra masiva de este artículo para su venta a precios exorbitantes en Internet.

“Ciertamente estamos viendo una mayor propagación en las comunidades, pero es importante que la gente sepa que en este momento su riesgo como ciudadanos estadounidenses sigue siendo bajo”, dijo Adams en televisión.

El experto indicó que existen otras medidas que la población puede tomar para protegerse como lavarse las manos con frecuencia, evitar el contacto con los ojos, la nariz y la boca con las manos sucias y desinfectar las superficies del hogar o el centro de trabajo.

RELACIONADO: Los pasos que debes seguir para lavarte las manos correctamente

“Hay cosas que pueden hacer para mantenerse a salvo y hay cosas que no deberían estar haciendo; y una de esas cosas salir y comprar máscaras”, dijo.

No poner en riesgo al personal sanitario

Adams había advertido el domingo en Twitter que, si el público en general compra la mayoría de los suministros de mascarillas y los proveedores de atención médica no las alcanzan, estos no podrán atender correctamente a los pacientes verdaderamente enfermos.

“Los pone a ellos y a nuestras comunidades en riesgo”, alertó.

El doctor compartió además un comunicado de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en EEUU (CDC), en el que las autoridades sanitarias recuerdan que actualmente no existe una vacuna para prevenir la enfermedad y que la mejor manera de prevenir es evitar exponerse al virus.

Los CDC publicaron otras acciones preventivas diarias como evitar el contacto cercano con personas que están enfermas, quedarse en casa si está enfermo, y cubrir la tos con un pañuelo desechable y tirarlo a la basura.

Sobre la máscara protectora, la institución no recomienda su uso si la persona no está infectada. “El uso de máscaras faciales es crucial para los trabajadores de la salud y las personas que cuidan a alguien en entornos cercanos (en el hogar o en un centro de atención médica)”, insistieron.

Las autoridades de China, país por donde comenzó a expandirse la epidemia, informaron el miércoles que habían confiscado más de 31 millones de mascarillas falsas, vendidas en el mercado negro a raíz de la escasez del producto en las farmacias.

Un operativo en el gigante asiático detectó casi 688 casos de producción y distribución de máscaras falsas, lo que condujo a unos 1,560 arrestos.