Coronavirus: China redefine sus planes económicos y aumenta el gasto

LA NACION

PEKÍN.- Ante el colapso provocado porla pandemia de coronavirus, que generó en el primer trimestre la primera caída del PBI en 40 años (-6,8%), China decidió aumentar el gasto para revivir su economía y frenar la creciente destrucción de empleo, anunció el máximo responsable económico del país. Sin embargo, su plan de estímulo no alcanzará los niveles de los lanzados por Estados Unidos o Japón.

En un discurso ante legisladores, el primer ministro, Li Keqiang, señaló que este año Pekín romperá con su sacrosanta tradición de fijarse un objetivo de crecimiento del PBI anual, para centrarse en la lucha contra el Covid-19, la enfermedad causada por el virus.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

La batalla contra la pandemia "todavía no ha terminado", advirtió Li, que instó al país a "redoblar los esfuerzos" para revivir la comprometida economía.

El informe de trabajo de Li, presentado en la apertura de la reunión anual de la Asamblea Nacional del Pueblo, no proporcionó detalles sobre los planes de imponer una nueva y estricta legislación de seguridad en Hong Kong en los próximos meses. Las dos medidas políticas claves en el Congreso, la que impulsa la reactivación económicay la que apunta a someter a la oposición en Hong Kong, sugirieron que el gobierno está decidido a demostrar que no será políticamente intimidado por la crisis.

Li, que ocupa el segundo lugar en la jerarquía del Partido Comunista detrás de Xi Jinping, el principal líder del país, pronunció su discurso ante los casi 3000 delegados del Congreso, todos con barbijos en sus bancas del ornamentado Gran Salón del Pueblo. La presentación del premier fue una de las raras oportunidades de concentrar la atención política, que en general brilla casi exclusivamente sobre Xi. Durante el brote de coronavirus, Li asumió un importante papel muy cercano a Xi y se hizo cargo del grupo líder formado para dirigir la respuesta de China.

La pandemia se inició en Wuhan, una ciudad del centro del país, en diciembre. China fue la primera economía en paralizar fábricas, comercios y vuelos para combatir el virus. Fue también la primera nación que salió de la cuarentena, en marzo, pero sigue luchando por recuperar su actividad.

Los analistas del sector privado creen que hasta el 30% de la fuerza laboral urbana china, alrededor de 130 millones de personas, perdieron su empleo al menos de forma temporal. Hasta 25 millones de empleos podrían desaparecer de forma definitiva este año, agregaron.

Wuhan, la ciudad donde se originó la pandemia, prohíbe la cría y la venta de animales salvajes

El déficit presupuestario del gobierno podría incrementarse en un billón de yuanes (140.000 millones de dólares) en este ejercicio para ayudar a cumplir objetivo como la creación de nueve millones de empleos urbanos, señaló Li.

La propuesta de presupuesto de Li exige un programa de estímulo económico equivalente a aproximadamente el 2% del PBI, una cifra mucho más pequeña que el gasto de déficit adicional en que se incurre en la mayoría de los países industrializados. "Estas son medidas extraordinarias para un momento inusual", dijo el primer ministro. Según Li, China no estableció un objetivo de crecimiento por la "gran incertidumbre" de la pandemia y para permitir que las autoridades se centren en otras metas.

"Pekín es reacio a lanzar estímulos que se sumarían a la ya elevada deuda china y supondrían una carga más para el sistema financiero", dijo Louis Kuijs, de Oxford Economics, en un reporte.

Agencias AP y AFP