Coronavirus: Chile también sufre una temporada de verano trastocada por la merma de argentinos

Víctor García
·5 min de lectura
Otros tiempos. Chile sufrirá este verano una temporada trastocada por la ausencia de argentinos
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

SANTIAGO, Chile.- Paula Arriagada dice que ya no hay nada que hacer. Que será el peor enero que la industria del turismo chileno recuerde. "La pandemia nos va a dejar sin argentinos", cuenta esta agente inmobiliaria de La Serena, un destino que en el arranque del año recibe miles de turistas que provienen, principalmente, de San Juan, Mendoza, San Luis y, también, de Córdoba.

"En Viña del Mar, otro lugar donde vacacionan los argentinos, pasará lo mismo, pero tenemos una oferta de precios muy conveniente para quienes se animen a venir", añade con cierta ilusión.

Horacio Rodríguez Larreta revisa su estrategia judicial en la Corte para evitar perder los fondos de coparticipación

Del mismo modo que ocurre con Uruguay, esta temporada de verano muchos argentinos preferirán destinos locales por sobre la oferta extranjera y sus balnearios. El riesgo sanitario latente, las restricciones y un cambio desfavorable han neutralizado buena parte del impulso por viajar a países de la región que tiene sus playas como principales puntos de atracción.

En todo caso, Chile abrió sus fronteras el 23 de noviembre pasado de manera progresiva y, por el momento, la única forma de ingresar al país es por vía aérea a través del aeropuerto de Santiago. Los pasos terrestres y puertos continúan cerrados desde el 18 de marzo por la contingencia sanitaria, aunque las autoridades ya anunciaron que se analiza una posible reapertura de otros corredores fronterizos en el mediano plazo.

Nuevas proyecciones: a cuánto llegarán el dólar y la inflación este año y en 2021, según las consultoras

Para el ingreso a Chile de los extranjeros no residentes, actualmente se exigen una serie de requisitos: un test PCR con resultado negativo y 72 horas antes del viaje, y un seguro de salud que cubra prestaciones asociadas al Covid-19 durante la estadía (con cobertura mínima de 30.000 dólares).

Además se debe presentar una declaración jurada con los antecedentes del turista y un formulario de seguimiento de autovigilancia por 14 días desde la llegada al país. El objetivo es que el visitante informe diariamente su ubicación y sus condiciones de salud a través de un link que le llegará a través de un correo electrónico.

Hasta mañana, los extranjeros no residentes que lleguen desde países de transmisión comunitaria de acuerdo a la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -como es el caso de la Argentina- deberán hacer una cuarentena obligatoria de 14 días. Sin embargo, a partir del 8 de diciembre, eso cambiará: la cuarentena ya no será necesaria y los visitantes podrán circular libremente por el país mientras cumplan los otros requisitos.

"Anualmente en Chile se reciben cuatro millones de turistas extranjeros y este año solo llegaron 1,1 millones. Con esta apertura de fronteras, por supuesto que -con todas las condiciones- nos permitirá que lleguen 300.000 turistas adicionales hacia fin de año", indicó Lucas Palacios, ministro de Economía, Fomento y Turismo, para justificar la medida e ir en ayuda de una industria que sufre la peor crisis de su historia.

Estrategias

En el caso de los argentinos, el año pasado ya se registró una baja de los turistas que llegaron durante el verano en torno al 40%, en un fenómeno empujado por la devaluación y precios menos competitivos que en otras temporadas. Ahora el escenario será más crítico, aunque las organizaciones chilenas intensificaron sus acciones para atenuar aquella tendencia.

"Hay un alto porcentaje de argentinos que les gusta mucho venir a Chile, porque las playas les quedan más cerca, pero también dependerá de la situación sanitaria de cada región. En estos meses esperamos que lleguen 120.000 turistas extranjeros, un 10% de lo normal, y dentro de ese porcentaje la baja de argentinos también será notoria", sostiene Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur).

"La industria formal cobra mucha relevancia en esta época porque es la única forma que tenemos de garantizar que tomamos los protocolos sanitarios", añade la dirigente gremial.

Según datos de la Subsecretaría de Turismo chilena, en enero de 2019 ingresaron a Chile 269.245 argentinos, mientras que el mismo mes de 2020 la cifra llegó a 194.314. Con respecto al total de visitantes argentinos, en 2019 arribaron al país 1.435.467 turistas, mientras que en lo que va del año y considerando el registro hasta octubre de 2020, la cifra apenas llega a 412.844 visitantes.

Chile continúa comoel sexto país latinoamericano más afectado por la pandemia de coronavirus y en las últimas 24 horas se registraron 1533 casos nuevos y 34 muertos. Hasta ahora la pandemia acumula 558.668 casos totales y 15.592 fallecidos.

El gobierno se preparó para enfrentar diversos escenarios y durante las próximas semanas se cree que habrá un nuevo rebrote de casos, con un pico en enero en la cantidad de contagios y muchas camas de cuidados intensivos en uso.

"En el verano la gente se relaja, no cumple las medidas, no usa barbijos. Tememos que exista un segundo brote. Si la gente no se cuida, podría llegar a producirse una segunda ola como ocurrió en Europa", advirtió el ministro de Salud chileno, Enrique París.

De igual modo, la vacuna contra el coronavirus producida por la famacéutica Pfizer y BioNTech podría recibir autorización por parte del Instituto de Salud Pública (ISP) a partir de la próxima semana. El diario La Tercera informó que la entidad ya convocó a un comité de expertos para que los asesore en esta decisión.