Escabechina entre los mayores de 90 años: los gráficos se disparan en las residencias

Endika Nuñez
·3 min de lectura

Recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos provisionales de certificados de defunción de la primera ola de la pandemia de la Covid-19. Según estos datos, entre enero y mayo de 2020 se han registrado 231.014 fallecimientos, de los cuales 42.918 (18,5% del total) han ocurrido en las residencias socio-sanitarias.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El exceso de mortalidad provocada por el coronavirus ha disparado el total de fallecimientos en centros hospitalarios, que pasan de 89.116 en 2019 a 106.052 en 2020 entre los mayores de 65 años. En menores de 65 años, en cambio, las cifras son ligeramente superior a la media de los cuatro años previos en las mismas fechas y rondan las 16.000 defunciones.

La tendencia es la misma en los decesos registrados en los domicilios particulares. Durante la primera ola han fallecido 50.301 personas mayores de 65 años en sus domicilios, 9.389 más que el año anterior.

El aumento de fallecimientos durante la primera ola ha sido especialmente significativo en las residencias de mayores. En estos, han sido 42.103 defunciones notificadas por el INE entre la población más mayor, casi el doble registrado en la misma época del año pasado (24.117) y un exceso de más de 17.700 fallecimientos respecto a la media registrada entre 2016 y 2019.

La situación en las residencias ha sido especialmente dura en la primera ola de la pandemia. En el momento de más incidencia del coronavirus, en primavera, se filtró un documento donde se detallaba el protocolo de actuación de las residencias en la Comunidad de Madrid. También existieron documentos parecidos en otras comunidades autónomas.

Estos protocolos recogían la orden de no derivar ancianos graves a hospitales, lo cual podría explicar el exceso de muertes registrados en las residencias durante la primera ola.

Pero estos fallecimientos no se han dado en todos los grupos de edad por igual. Si bien el exceso de muertes –respecto a años atrás— se ha registrado en la mayoría de los grupos desglosados por el INE, los mayores de 90 años han sido los más afectados por la crisis.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si nos fijamos en la siguiente gráfica, las personas mayores de 95 años que han fallecido en las residencias suben hasta los 7.702, casi el doble de la media (3.936) de los cuatro años anteriores, superando así los fallecimientos en hospitales (6.445) o domicilios particulares (5.909).

Es el único grupo de edad que, con el incremento en los decesos vivido en primavera, principalmente, debido a la crisis de la Covid-19, supera los fallecimientos en los demás establecimientos categorizados.

En el caso de las personas del grupo de edad entre 90 y 94 años las defunciones en las residencias (12.383) superan a los fallecidos en los domicilios (11.106) pero quedan lejos de las casi 18.000 personas fallecidas en los hospitales.

VER VÍDEO | Millones esperan a la vacuna anticovid en una operación de precisión militar

Más historias que te pueden interesar: