Corea del Sur se viste de luto mientras inicia una investigación sobre lo ocurrido en Itaewon

Luto oficial en Corea del Sur tras la trágica estampida en Seúl que deja, por el momento, 153 fallecidos y 82 heridos, muchos de ellos veinteañeros. Varios de los heridos se encuentran en estado grave, por lo que se teme que la cifra de fallecidos pueda ir en aumento con el paso de las horas.

En el lugar de lo sucedido, frente a la estación de metro de Itaewon, las flores y rezos eran este domingo la mejor muestra del estado de conmoción en que se encuentra actualmente el país asiático.

El alcalde de la ciudad, Oh Se-hoon, que interrumpía su viaje a Europa para volver a la capital, visitaba el lugar donde una celebración de Halloween acababa con la vida, en la mayoría de casos por asfixia, de esas 153 personas. Oh Se-hoon se comprometía a hacer todo lo posible para ayudar a los familiares de las víctimas a sobrellevar la perdida, incluyendo los trámites funerarios.

El drama no es solo coreano. Se sabe ya que entre los fallecidos hay 20 ciudadanos extranjeros, de China, Japón, Vietnam, Kazajistán, Uzbekistán, Tailandia, Sri Lanka, Australia, Irán, Rusia, Noruega, Austria, Francia y Estados Unidos

"Mi amigo me dijo que algo terrible estaba pasando afuera", relataba Jeon Ga-eul, un testigo surcoreano. "Le pregunté por qué y me dijo que había muerto alguien. "Qué demonios dices", le dije. Salí a mirar y le estaban realizando la reanimación cardiopulmonar".

"He estado en muchos Halloween en Corea del Sur", contaba por su parte Juyong Possamai, brasileño residente en el país asiático. "Y siempre hay mucha gente, pero nunca había pasado algo así. Me sorprendió mucho y me entristece que esto haya ocurrido. Es algo que nunca olvidaremos".

Las investigaciones ya están en marcha ante la ola de críticas por la falta tanto de previsión como de presencia policial en un barrio de ocio nocturno que cada año por estas fechas atrae a decenas de miles de personas.