Corea del Norte rompe relaciones diplomáticas con Malasia

·3 min de lectura

Corea del Norte anunció este viernes la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Malasia, poniendo así fin a un vínculo que fue estrecho hasta el asesinato del hermanastro del líder norcoreano Kim Jong Un en Kuala Lumpur hace cuatro años.

El ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano anunció haber tomado esta decisión después de que las autoridades malasias extraditaran el 17 de marzo a uno de sus nacionales a Estados Unidos.

Lo calificó de "crimen imperdonable" cometido "con sumisión a las presiones estadounidenses".

Malasia era uno de los pocos Estados aliados de este país dotado de armas nucleares hasta que las relaciones se deterioraron hace cuatro años cuando Kim Jong Nam, muy crítico con el régimen norcoreano, murió después de que le lanzaran a la cara un agente neurotóxico en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

La autoría del asesinato se atribuyó a Corea del Norte, que lo negó. Más tarde, sus relaciones mejoraron un poco y Malasia incluso decidió reabrir su embajada en Pyongyang.

Pero este viernes el ministerio norcoreano anunció "la ruptura total de sus relaciones diplomáticas con Malasia", en un comunicado difundido por la agencia oficial KCNA.

Mun Chol Myong, el norcoreano blanco de la extradición, llevaba a cabo "actividades legítimas de comercio exterior en Singapur", según la agencia.

Esta ruptura se produce al día siguiente de la visita a Corea del Sur de dos altos cargos estadounidenses de la nueva administración.

El secretario de Estado Antony Blinken y el secretario de Defensa Lloyd Austin realizan una gira por Asia para fortalecer los vínculos de Washington con sus socios tradicionales en la región frente a Corea del Norte y la creciente influencia de China.

- Blanqueo de dinero -

El jueves Pyongyang advirtió que mantendrá su posición respecto a Estados Unidos mientras no renuncie a su "política hostil" hacia el país.

El 9 de marzo, el máximo tribunal de Malasia rechazó el último recurso de apelación presentado por Mun Chol Myong contra su extradición a Estados Unidos, donde se le acusa de blanqueo de dinero.

Mun, de unos 50 años, llevaba viviendo en este país del sudeste asiático desde hacía una década con su familia cuando fue detenido en 2019 tras una petición de extradición de Washington.

En el tribunal negó las acusaciones del FBI (la policía federal estadounidense), que afirma que dirigía un grupo delictivo encargado de exportaciones a Corea del Norte, violando así las sanciones internacionales, y que también habría blanqueado fondos a través de sociedades pantalla.

Se le acusa de cuatro cargos de lavado de dinero y de otros dos de complot para el blanqueo de capitales durante su trabajo en Singapur, según sus abogados.

Las autoridades no precisaron qué bienes se supone que exportó ilegalmente a Corea del Norte. En el pasado hubo otros casos de exportación de alcohol, relojes y artículos de lujo.

La ONU, Estados Unidos y otros países han impuesto sanciones que prohíben la exportación de algunos productos a Corea del Norte, en reacción a sus programas nucleares y balísticos.

En diciembre de 2020, Corea del Norte tenía embajadas en unos 25 países, incluidos Cuba, Irán, Alemania y su principal aliado, China, según Seúl.

Desde hace tiempo se acusa a Corea del Norte de utilizar sus representaciones diplomáticas para labores de inteligencia, blanquear dinero y quebrantar sanciones.

ch/ec/mba/ode/ob/erl/lda