Corea del Norte lanza otra andanada de misiles, se prolongan las maniobras EEUU-Corea del Sur

Corea del Norte lanzó este jueves al menos otros dos misiles de corto alcance después de que otro de mayor rango activara la alerta en Japón. Los lanzamientos norcoreanos, más de 20, parecen ser una respuesta a las maniobras aéreas Vigilant storm que realizan los Ejercitos de Estados Unidos y Corea del Sur, previstas hasta el viernes, pero que ahora se prolongarán.

Alerta en Japón

"El ejército de la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) detectó hoy, jueves 3 de noviembre, el lanzamiento de lo que parece ser un misil balístico de largo alcance (ICBM) desde el área de Sunan en Pionyang alrededor de las 7.40 (22.40 GMT del miércoles) hacia el mar del Este (nombre que recibe en las dos Coreas el mar de Japón)", según informó en un comunicado el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano.

También reportó la detección de dos "misiles balísticos de corto alcance lanzados al mar del Este desde la zona de Gaechon, en la provincia de Pyongan del Sur, en torno a las 8.39 (23.39 GMT del miércoles)".

El primero de los misiles lanzado hoy activó el sistema nipón J-Alert, que se emitió hacia las 7.46 hora local (22.46 GMT) en las prefecturas de Niigata, Yamagata (ambas en la costa del mar de Japón), y Miyagi (noreste), aunque el Ministerio de Defensa nipón añadió después que el proyectil, que cayó en el Pacífico según la Guardia Costera, no sobrevoló el archipiélago.

El titular japonés de Defensa, Yasukazu Hamada, indicó en declaraciones a los medios que la trayectoria de ese primer misil indicaba que pasaría por encima del archipiélago pero que el proyectil "desapareció del radar" cuando sobrevolaba el mar de Japón y que se está analizando más al respecto.

Hamada añadió que este misil alcanzó un apogeo aparente de unos 2.000 kilómetros y que voló unos 750 kilómetros (antes de desaparecer de los radares), lo que apunta a que podría ser un misil balístico de rango intermedio (IRBM) como el que sobrevoló Japón el pasado 4 de octubre o uno de alcance intercontinental (ICBM).

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, también calificó ante los medios de "intolerable" la última retahíla de lanzamientos de Corea del Norte, que en la víspera disparó en torno a una veintena de proyectiles, una cifra récord para el régimen de Kim Jong-un en un solo día.

Uno de los proyectiles que ayer disparó Pionyang se estrelló en aguas a tan solo 57 kilómetros de la costa oriental surcoreana, lo que supone la primera vez en la historia que un misil norcoreano cruza la frontera marítima y cae junto a territorio del país vecino.

Seúl replicó a su vez disparando tres misiles aire-tierra a aguas junto a la costa norteña, algo también inédito, incrementando aún más la tensión que ya se respira desde hace semanas en la región.

Los lanzamientos norcoreanos parecen ser una respuesta a unas maniobras aéreas a gran escala que Seúl y Washington realizan en la región hasta el viernes.

En respuesta se prolongan las maniobras aéreas Vigilant Storm

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos anunciaron hoy que extenderán la duración de sus grandes maniobras aéreas Vigilant storm en respuesta a la retahíla de misiles lanzados, más de 20, por el régimen norcoreano en los dos últimos días.

"Las Fuerzas Aéreas de la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) y de los EE.UU. han decidido extender el período de entrenamiento del ejercicio aéreo conjunto a gran escala 'Vigilant storm', que comenzó el 31 de octubre, en relación con las recientes y continuas provocaciones de Corea del Norte", detalló un comunicado del Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano sin especificar fechas.

Los lanzamientos de Pionyang son a su vez una respuesta a estos ejercicios, que debían concluir mañana, viernes, y son los mayores de este tipo en cinco años, ya que han supuesto el despliegue de más de 200 aviones, incluyendo cazas furtivos de quinta generación.

El comunicado del ejército sureño aseguró que ambos aliados "comparten la opinión de que es necesario exhibir una sólida posición de defensa combinada" ante la "actual crisis de seguridad, que se ve acentuada por las provocaciones de Corea del Norte".

Un portavoz del ministerio de Defensa surcoreano indicó en un mensaje a los medios que ambas partes están "debatiendo los detalles en lo referente al periodo" de extensión de las maniobras.