Corea del Norte critica a Corea del Sur y celebra los "éxitos" de China

Corea del Norte criticó al viernes a Corea del Sur por realizar maniobras militares que hacen retroceder las relaciones bilaterales al estado en que estaban antes del acercamiento de 2018 y su presidente, Kim Jong Un, envió un afectuoso mensaje a su principal aliado, China.

El gobierno de Pyongyang condenó las maniobras militares surcoreanas realizadas esta semana en el mar Amarillo.

"Todo está volviendo al punto de partida, a la situación previa a la cumbre norte-sur en 2018", dijo un portavoz del ministerio de defensa norcoreano, en un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias KCNA.

El responsable se refería al acercamiento diplomático entre las dos Coreas registrado en 2018, cuando los responsables de ambos países se reunieron e iniciaron un proceso de deshielo de sus relaciones con el objetivo de dar estabilidad a la península y lograr su desnuclearización.

Estas maniobras "nos han recordado de nuevo algo que es obvio, que los enemigos siguen siendo enemigos", dijo este portavoz norcoreano.

"Es una grave provocación que no podemos dejar pasar. Esta situación exige una reacción de nuestra parte", agregó.

Coincidiendo con este aumento de tensión, el dirigente norcoreano quiso enviar al presidente chino Xi Jinping un mensaje felicitándolo por el "éxito" de su país en el control de la pandemia del nuevo coronavirus, informó KCNA.

Corea del Norte ha cerrado sus fronteras para tratar de protegerse de esta enfermedad que podría ser desastrosa en un país con precarias e insuficientes infraestructuras médicas.

Pese a que la pandemia se ha extendido prácticamente por todo el mundo, Pyongyang asegura que no ha registrado en su territorio ningún caso de la COVID-19, surgida en diciembre en China.

En su mensaje, el líder norcoreano dijo a Xi que los éxitos de China le complacían tanto como si fueran los de Corea del Norte y envió "saludos militantes a todos los miembros del Partido Comunista de China", de acuerdo con la KCNA.

El estado de salud de Kim ha sido objeto de numerosos rumores en el extranjero en las últimas semanas, debido a su ausencia en las celebraciones del 15 de abril, la fecha más importante del calendario político norcoreano, en la que se recuerda el nacimiento de su abuelo y fundador del régimen, Kim Il Sung.

La prensa del mundo especuló sobre un deterioro de su estado de salud, incluso se mencionó la posibilidad de que hubiera fallecido, aunque Corea del Sur indicó rápidamente que estas informaciones no tenían fundamento.

Las negociaciones internacionales con Corea del Norte, centradas en su programa nuclear, están en punto muerto desde que fracasó el segundo encuentro entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump en febrero de 2019 en Hanói. Desde entonces, las relaciones de Pyongyang con Seúl también se han enfriado mucho.