Copernicus: el 2021 de Europa estuvo marcado por los desastres naturales

·3 min de lectura

El informe anual del servicio de vigilancia Copernicus indicó que el ‘Viejo Continente’ vivió situaciones meteorológicas anormales en el último año que incluye temperaturas cálidas inéditas, lluvias intensas que generaron inundaciones o sequías que provocaron incendios. En la región subió 2°C la temperatura media respecto a la era preindustrial. Los expertos achacan estos fenómenos al avance de la crisis climática.

Europa acarreó severos problemas en 2021 en materia meteorológica, según enumeró y detalló un documento publicado por el Servicio de Cambio Climático Copernicus de la Unión Europea. Dentro de sus problemas figura el incremento de la temperatura media, la cual escaló 2°C respecto a la era preindustrial, un valor superior en comparación a otras latitudes del mundo en el mismo periodo.

Carlos Buontempo, director de Copernicus, manifestó que el último año estuvo caracterizado por los “extremos”, subrayando el verano “más cálido, con canículas en el Mediterráneo, inundaciones y falta de viento”.

“Comprender la meteorología y los extremos climáticos es cada vez más importante para sectores clave de la sociedad”, agregó.

El calor europeo tuvo un pico máximo en la pasada época estival al registrar 48,8° en Sicilia, nuevo récord continental. En tanto que España llegó a los 47°C, una marca inédita nacional.

Si bien el 2021 no fue uno de los diez peores años en cuanto a la temperatura en Europa, también arrastró otros desastres naturales como fueron las inundaciones que sucedieron en Alemania y Bélgica.

Producto de las lluvias intensas que acaecieron en julio y los posteriores desbordes de agua dejaron un saldo de más de 200 muertos y miles de millones de dólares en daños.

Además, la sequía que se radicó en regiones de Europa estallaron en incendios en Italia, Siberia, Grecia y Turquía, donde se prendieron 800.000 hectáreas entre julio y agosto, erigiéndose como una de las temporadas de quema forestal más difíciles de los últimos 30 años en el continente.

La capa de hielo de Groenlandia, también afectada

Sin embargo, los problemas meteorológicos no solo estuvieron ligados a las temperaturas altas. En su “problema de extremos” también padecieron inconvenientes con la capa de hielo que cubre a Groenlandia.

La misma se fundió hasta niveles récord, alcanzando una extensión del 72% inferior a lo normal. La parte oriental de la región subcontinental se quedó prácticamente sin casquete de hielo para cuando finalizó el verano por el incremento de la temperatura.

Además, la primavera –más fría que el promedio- también generó estragos en 2021, dejando una helada desde Francia y el norte de Grecia que afectó a los viñedos y árboles fruteros.

Mientras que la superficie del mar el año pasado fue la más cálida desde 1992 en el Mediterráneo oriental y partes del Báltico. En tanto que la velocidad del viento en Europa occidental y central fue de las más bajas desde 1979, algo que redujo el potencial de la energía eólica.

Freja Vamborg, principal artífice del informe de Copernicus, expresó que “calcula” que estos acontecimientos “se van a incrementar en el futuro” por causa del calentamiento del planeta.

Por su parte, Mauro Facchini –director de la Observación de la Tierra en la Comisión Europea- advirtió que se están “quedando sin tiempo para limitar el calentamiento a 1,5°C”, meta fijada por la comunidad internacional en el Acuerdo de París.

“Hay que actuar, los episodios extremos relacionados con el clima ya ocurren en Europa”, subrayó.

Con AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente