Copa del Mundo de Fútbol: Catar se enfrenta al reto de la acogida y la seguridad

AP - Rob Harris

El Mundial, que comienza el domingo 20 de noviembre en Catar, es el primero que se celebra en Oriente Medio. Es un país minúsculo de 3 millones de habitantes que se prepara para recibir a un millón de visitantes durante las cuatro semanas del torneo. Entre los retos a los que se enfrenta Catar en las próximas semanas están la capacidad de alojamiento y la seguridad.

Por el enviado Nicolas Falez, enviado especial de RFI a Doha

En 12 años de preparativos, el rico emirato del gas ha construido o renovado los ocho estadios que acogerán los partidos. En Doha, la capital, han aparecido un metro y un tranvía, e incluso una nueva ciudad alrededor del estadio que acogerá la final.

La inmensa sala de control se asemeja a aquellas en las que se controlan los cohetes para su despegue: las mismas pantallas gigantes, las mismas filas de ordenadores tras las que se sientan los técnicos. Pero aquí son los ocho estadios de la Copa del Mundo los que se analizan en tiempo real. Unas 20.000 cámaras enfocan todos los rincones, desde las gradas hasta el aparcamiento.

Análisis de los movimientos de las multitudes con inteligencia artificial

"En las gradas tenemos cámaras especiales de altísima resolución. En el lado opuesto del estadio podemos acercarnos y ver las caras de los espectadores con mucha claridad. El objetivo es evitar comportamientos indeseables, y si vemos algo inusual, como gente saltando en sus asientos, podemos informar a nuestras fuerzas en tierra, que entonces les pedirán amablemente que permanezcan sentados", explica Nyas Abdulrahiman, uno de los responsables del centro de control.


Leer más sobre RFI Español