COP26: Estados Unidos y China acuerdan cooperar para frenar emergencia climática

·4 min de lectura

En el marco de las negociaciones sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26), Estados Unidos y China acordaron cooperar para abordar la crisis climática. El pacto es visto como un incentivo para plasmar acuerdos más contundentes durante la cumbre, que hasta el momento son vistos por muchos activistas y expertos como insuficientes.

Los dos mayores emisores de dióxido de carbono en el mundo, Estados Unidos y China, acordaron intensificar la cooperación para abordar la crisis climática. Ambas partes se comprometieron a reducir las emisiones de metano, eliminar el consumo de carbón y proteger los bosques.

Este martes, el compromiso de los países fue anunciado por el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, y su homólogo chino, Xie Zhenhua, mediante una conferencia de prensa.

Por el lado de Estados Unidos, Kerry sentenció: "las dos mayores economías del mundo han acordado trabajar juntas". Además dijo que esperaba que el acuerdo fuera un incentivo para que la COP26 sea exitosa y reconoció que todavía hay un "largo camino por delante".

En cuanto a China, Xie afirmó que es un paso para que el país asiático fortalezca sus objetivos de reducción de emisiones.

"Es beneficioso no solo para nuestros dos países, sino para el mundo en general, que dos grandes potencias del mundo, China y Estados Unidos, asuman responsabilidades y obligaciones internacionales especiales", anunció el enviado especial chino.

China y EE. UU. compartirían tecnología para luchar contra la crisis climática

Además, por primera vez, China se acordó tomar medidas energéticas que contrarresten las fugas de metano.

Las dos partes se comprometieron también a compartir tecnología que permita reducir las emisiones y a reunirse gradualmente para formular acciones concretas durante esta década que, según reconocieron, será clave para combatir la emergencia climática.

No es la primera vez que los dos países colaboran en temas climáticos. En 2014, un compromiso bilateral fue uno de los impulsos más importantes para llegar a los acuerdos de París en 2015. Unos pactos globales que siguen siendo exaltados durante la cumbre de este año.

Sin embargo, la cooperación entre ambas partes se pausó cuando el expresidente estadounidense Donald Trump desconoció el Acuerdo de París. Y después de un aumento de la tensión en las relaciones entre EE. UU. y China durante la era Trump.

Un pacto "esperanzador", pero con algunas deficiencias

El acuerdo ha sido aplaudido por la Unión Europea y la ONU. El vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, afirmó a la agencia de noticias Reuters que se trata de un pacto que da lugar a esperanzas.

También se pronunció en su cuenta de Twitter: "Es realmente alentador ver que esos países que estaban en desacuerdo en tantas áreas han encontrado puntos en común sobre cuál es el mayor desafío que enfrenta la humanidad hoy".

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo en un tuit que "hacer frente a la crisis climática requiere la colaboración y la solidaridad internacionales, y este es un paso importante en la dirección correcta".

Según Thom Woodroofe, experto en las negociaciones sobre el clima entre Estados Unidos y China, es un hito que abre las posibilidades de un diálogo sobre el clima. "Significa que el intenso nivel de diálogo entre Estados Unidos y China sobre el clima ahora puede comenzar a traducirse en cooperación", afirmó.

Sin embargo, varios ambientalistas y ONGs anotaron que el pacto tiene varios pendientes. Entre ellos está la exclusión de compromisos sobre el petróleo y el gas.

Así lo cree el analista de políticas chinas para el grupo de expertos europeo E3G, Byford Tsang. "Es una buena señal que los dos mayores emisores del mundo puedan trabajar juntos para enfrentar la mayor crisis de la humanidad, pero no hay mucha carne después del metano", concluyó.

¿Un incentivo para acuerdos más contundentes en la COP26?

A pesar de las carencias, muchos han visto el acuerdo como un incentivo para apostar por acuerdos más contundentes en la cumbre. El pacto se da en el marco de las negociaciones entre los gobiernos sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero teniendo como base el Acuerdo de París.

Poco tiempo antes, el jefe de la conferencia sobre el clima de la ONU había alertado de que los acuerdos llegados hasta este momento no eran suficientes para frenar la emergencia climática. Esto, teniendo en cuenta que el objetivo de la cumbre es poder limitar la temperatura global a los 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Sobrepasar dicho límite, según datos reseñados por la agencia Reuters, podría desembocar en una mayores inundaciones, incendios forestales y tormentas, así como un aumento importante en el nivel del mar, entre otros fenómenos climáticos extremos.

Con dicho objetivo en la mesa, el grupo de investigación Climate Action Tracker afirmó el martes para Reuters que, de cumplirse todos los objetivos presentados hasta el momento en la Cumbre, la temperatura de la tierra estaría aumentando en 2,4 grados centígrados para 2100.

Con Reuters, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente