Controvertida inversión de los Estados miembros de la UE en servicios de protección contra incendios

·4 min de lectura
Controvertida inversión de los Estados miembros de la UE en servicios de protección contra incendios

Los Estados miembros de la UE solamente gastan el 0,5 % de su presupuesto en servicios de protección contra incendios

Cada vez más, en Europa, el verano es una estación de imágenes apocalípticas, ya que los incendios agravados por las diferentes olas de calor calcinan miles de hectáreas de terreno.

Sin embargo, el gasto de los Gobiernos en servicios de protección contra incendios se ha mantenido, en gran medida, al mismo nivel que a principios de siglo.

Los 27 Estados miembros de la Unión Europea invirtieron un total de 30 900 millones de euros en servicios de protección contra incendios en 2019, según la Agencia Oficial de Estadísticas del bloque comunitario, Eurostat. Todavía no se dispone de datos más recientes.

Esta cifra equivale a cerca del 0,5 % del gasto público total, a nivel de la UE; una cifra que se ha mantenido estable desde 2001, añaden en el seno de Eurostat.

Sin embargo, no todos los Estados miembros gastan lo mismo. Bulgaria invierte alrededor del 0,9 % de su gasto total en servicios de protección contra incendios, mientras que Dinamarca solamente dedica a ello el 0,1 %.

De los Estados miembros mediterráneos, que tradicionalmente son los más afectados por los incendios forestales, Francia cumple con la media de la UE (0,5%) y Grecia está ligeramente por encima (0,6%). Entretanto, España, Italia y Portugal están justo por debajo (0,4%).

Los incendios se desplazan, cada vez más, hacia el norte

Los esfuerzos de control en el llamado EuroMed 5, compuesto por Francia, Italia, Grecia, Portugal y España, han sido eficaces, ya que la superficie quemada ha disminuido ligeramente desde 1980, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Sin embargo, existe una gran ‘variabilidad interanual’ basada en las condiciones meteorológicas, afirman en la AEMA; organismo que ha subrayado que la superficie quemada en 2017 en toda la EuroMed 5 fue la segunda mayor registrada. Y, esto se debió, en particular, a los incendios sin precedentes en Portugal. Por otro lado, la superficie que fue pasto de las llamas en 2018 fue la más baja registrada.

Así, el año 2018 también fue digno de mención, porque más países sufrieron grandes incendios forestales que nunca antes se habían registrado en sus territorios. Incluso el centro y el norte de Europa, que normalmente se salvaban de los incendios, tuvieron que hacer frente a las temidas llamas. Suecia, por ejemplo, vivió la peor temporada de incendios de su historia y solicitó ayuda internacional para combatirlos.

De hecho, los incendios forestales representaron el 17 % de las solicitudes de asistencia a través del Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea entre 2007 y 2021.

Según las cifras de la Comisión Europea, el dispositivo, que permite a los Estados miembros, o a terceros países, solicitar asistencia si sus propias capacidades se ven desbordadas por una catástrofe, se activó una media de 6,5 veces al año entre 2007 y 2019, únicamente, para combatir los incendios forestales.

Al año siguiente se produjo un parón, con una sola solicitud de este tipo. Sin embargo, el año pasado se realizaron nueve solicitudes, entre ellas las de países vecinos de la UE como Turquía, Argelia, Macedonia del Norte y Albania.

De este modo, 2021 se convirtió en la segunda peor temporada de incendios forestales en la Unión Europea desde el año 2000, solamente superada por 2017, cuando ardieron más de un millón de hectáreas de terreno en la UE. El balance fue trágico y hubo que lamentar víctimas mortales. Al menos 86 personas perdieron la vida.

Sequía e incendios

Como se preveía, la temporada de 2022 también está siendo especialmente dura. Al menos tres personas han perdido la vida mientras participaban en las labores de extinción de incendios. Uno de los fallecidos es el piloto de un avión de combate en Portugal. Las otras dos personas muertas eran tripulantes de un helicóptero de extinción en Grecia.

Cientos de bomberos de Portugal, España, Italia y Francia se enfrentaban el lunes a múltiples incendios.

Las llamas se han visto avivadas por una ola de calor que, en algunas partes, supera los 40 grados Celsius, y que se ve agravada por una sequía de meses en Europa, que "podría convertirse en la peor de la historia", según advirtió ya, a principios de junio, Maroš Šefčovič, vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva de la Comisión Europea.

La UE ha tratado de preparar mejor sus recursos de cara a esta temporada, desplegando un dispositivo con más de 200 bomberos de varios Estados miembros en Grecia, donde el año pasado se produjeron escenas espeluznantes en las que se podía ver a numerosas personas que se precipitaban en busca de embarcaciones, en plena noche, en la isla de Eubea, para huir de las llamas.

Además, la Comisión Europea ha financiado la flota rescEU, compuesta por 12 aviones y un helicóptero preparados para la ‘lucha contra el fuego’, con la contribución de Croacia, Francia, Grecia, Italia, España y Suecia. La flota está a disposición de otros Estados miembros, en caso de emergencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente