Controversia por supuesto exorcismo en Casa presidencial

EFE/Facebook

Por Jenny Rozo/Especial para Yahoo

Han generado gran controversia tanto la afirmación como el posterior cambio de versión de un reconocido religioso católico colombiano, quien aseguró que le habían pedido realizar un exorcismo en la Casa de Nariño, sede presidencial colombiana.

“Me han pedido exorcizar los lugares donde van a estar nuestros futuros gobernantes porque quieren servir con amor y sacar todas las cosas que no sean buenas, odios, rencores que polarizan a un país. El presidente, la vicepresidente Marta Lucía, ellos quieren como empezar un gobierno con la bendición. (…) Yo voy y después les cuento cuantos demonios le encontré”, dijo el padre Jesús Hernán Orjuela, en el programa de televisión, La Red.

Por esta declaración, la nueva vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, manifestó su inconformismo e indicó que no lo conocía y que no había hablado con él. Lo mismo hizo el presidente electo Iván Duque.

Sin embargo, tras el revuelo que generó su afirmación, el padre Chucho, como se le conoce, volvió a aparecer, pero aclarando que lo del exorcismo no era verdad. “Me equivoqué, no hay ninguna invitación, no hay ningún exorcismo, ni el doctor Duque ni la doctora Marta Lucía, me han invitado a exorcizar los demonios de la Casa de Nariño”, explicó en la emisora La W.

Como un diálogo coloquial y sin medir calificó el padre su afirmación. A continuación señaló que lo que le pidieron fue una bendición, y que ya la había mandado desde su santuario. Sin embargo, cuando le preguntaron quién se lo había pedido, añadió que no tenía el nombre de la persona. “Yo recibo llamadas de muchas personas, alguien me llamó”.

Asimismo, se disculpó públicamente con Juan Manuel Santos y añadió que estuvo con él, dándole la bendición, cuando empezaba su mandato en la Casa de Nariño.

El padre Chucho ya lleva varios años generando polémica a raíz de unas misas que realiza en lugares públicos de Bogotá, como parques. La Justicia lo ha acusado de no contar con los permisos para hacerlas y de generar congestión en las vías por la llegada de las personas. También fue criticado por otros religiosos por ser parte de un reality donde imitaba a cantantes famosos. De otro lado, fue parte durante muchos años de un programa de televisión y cuando salió dijo que fue porque el canal de televisión ya no quería a la Iglesia Católica.

Casos de Brujería en la Casa de Nariño

Este episodio recuerda el libro La Bruja. Coca, política y demonio, del reconocido escritor colombiano Germán Castro Caicedo, en el que presenta la historia de la bruja Amanda Londoño, que atendió a presidentes, hijos de presidentes, senadores. Cuenta los nexos entre el narcotráfico, la política y la brujería a finales de la década de los setenta.

El escritor supo de ella por monseñor Alfonso Uribe Jaramillo. “Busca a Amanda. Búscala porque ella fue una bruja avezada”, le dijo. “Londoño empezó a practicar brujería a los 11 años, de la mano del Comandante de Policía, quien le enseñó a leer las cartas y el cigarrillo. Gracias a esos conocimientos, y otros como la santería y los amarres, se convirtió en una mujer poderosa. Entraba al Palacio de Nariño como Pedro por su casa, era confidente del Gobernador de Antioquia y amiga del reconocido narcotraficante Jaime Builes”, contó la revista Jet Set.

A la par está cuando la ex primera dama Jacquin Strouss, esposa del ex mandatario Ernesto Samper, le pidió al capellán de la Casa de Nariño, Guillermo Melguizo, una oración de exorcismo, después de que encontraron unas bolsas negras en forma de mariposa que tenían en su interior dientes, tierra, pelos, un dólar partido por la mitad y medallas de San Benito patas arriba.

Coincidió también en un cambio de mando. Esa vez, Andrés Pastrana llegaba a la Presidencia.

En su momento lo publicó la revista Semana, quien detalló que las bolsas fueron descubiertas por una bruja que fue invitada a la casa presidencial porque Strouss creía que al Presidente le estaban haciendo brujería. “Fue así como descubrió que había en la antesala del despacho presidencial, en el propio despacho y en el escritorio de la secretaria privada, unas bolsitas negras’’, señaló la publicación. Y además: “La persona que se sienta aquí es la que está dejando esas bolsas’’, dijo la bruja.