¿Es Barajas un 'coladero' de contagiados por coronavirus? Un viajero compara los controles del aeropuerto madrileño con los de Ámsterdam

M. J. Arias
·5 min de lectura

Decía hace solo unos días la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que el aeropuerto de la capital es un “coladero” para el coronavirus porque “el Gobierno insiste en no practicar controles”. Sus declaraciones llegaban un mes después de que tanto policías como aquellos primeros turistas que volaron tras el levantamiento del estado de alarma denunciasen la falta de controles rigurosos en Barajas. Sin embargo, este fin de semana, un viajero, Louie Wells (@luispozos81) ha publicado cuál ha sido su experiencia al volar recientemente de Madrid a Ámsterdam (y viceversa) comparando las medidas de control realizadas en uno y otro aeropuerto.

Como tantos otros ciudadanos, tanto españoles como de fuera, Wells ha estado al tanto de la polémica sobre Barajas y si es o no un “coladero”, como lo han definido algunas autoridades madrileñas por considerar que los controles que se hacen son insuficientes. Ante estas afirmaciones y desde su propia experiencia, este residente en Maastricht (Holanda) ha decidido hacer un hilo explicando lo que vio tanto en Barajas como en Schiphol (aeropuerto de Ámsterdam) para comparar las medidas que se toman en un país y otro.

“Acabo de llegar de pasar una semana en España. Con toda la polémica que si Barajas es un coladero etc, os voy a comparar cómo ha sido mi experiencia en Barajas (Madrid) con Schiphol (Amsterdam)”, comienza su testimonio tras avisar que el que sigue a continuación es su primer hilo en Twitter. Según su relato, “al llegar a Schiphol te informan por carteles etc que las mascarillas son obligatorias en Drop Off de equipaje, seguridad y embarque. En el resto de espacios debe ser posible guardar la distancia (que nadie respeta) por lo que la mascarilla no hace falta”.

De los dispensadores de gel hidroalcohólico cuenta que solo los vio tras el control de seguridad y en las salidas de los baños. Una vez en el avión, “en la aerolínea todo correcto, mascarillas obligatorias en el vuelo, empleados cumpliendo con la norma, pero te ofrecen bebida y comida por lo que te la quitas estando el avión petado”.

Al llegar a Barajas es cuando empieza a notar las diferencias entre el aeropuerto holandés y el español. “Control para acceder a la sala de equipaje para enseñar tu código QR o dejar el impreso que te ofrecen allí mismo. Dispensadores de gel allí y aquí en todas partes. Antes de pasar las puertas a la sala de equipaje hay un arco con medidor de temperatura y personal. Recogida de equipaje, otro control general de temperatura y más personal. Los que dicen que no toman la temperatura deberían andar por la vida con los ojos más abiertos... By the way, solo T1 y T4 están operativas”, repasa.

Wells se declara “muy contento” de lo visto en Barajas y su experiencia, no tanto de la vivida en Schiphol tanto al volar a la ida como en su vuelta. “Lo primero al salir del avión: mascarillas fuera. Dispensadores de gel solo en los baños. Ningún control de registro de lugar de origen o formulario. No hablemos de toma de temperatura ni individual ni general. Completamente nula. El aeropuerto tiene unas 15-20 cintas de equipaje. Una única sala para todos los vuelos Schengen y no Schengen. La mayoría están paradas”, señala.

Cuando llegó a su cinta para recoger las maletas se encontró con que estaba “llena de gente" porque había otro vuelo previo de Barcelona esperando también su equipaje. En esa zona la mascarilla, señala, es de uso obligatorio, pero según lo que él vio solo la llevaban puesta “los que no son precisamente holandeses. Ellos todos en la barbilla o con la nariz fuera”. La distancia de seguridad es inexistente, añade.

Acaba su repaso a su experiencia con una “moraleja” con tres preguntas y tres respuestas: “¿Qué hay más casos en España? Sí. ¿Qué me he sentido mucho más seguro en España? Definitivamente sí. ¿Qué es mentira todo lo que dicen de Barajas? No lo dudéis en ningún momento”. Y para cerrar, sentencia que le gustaría “de vez en cuando matar los mitos de ‘el Norte es bueno, el Sur es malo’ y de cómo se han hecho las cosas aquí con el COVID”.

La experiencia de Wells relatada este sábado se ha vuelto viral y algunos internautas han asegurado que la suya ha sido similar mostrando su satisfacción con los controles que se realizan en Barajas. No así en otros puntos de entrada de turistas por vía aérea en distintos países europeos. Este hilo se refiere a Ámsterdam, pero hay otro viajero que resumía así su viaje a Alemania: “Mi experiencia reciente: en llegada a Barajas hay personal dedicado a informar y controlar, formulario obligatorio, gel y mascarillas. Vuelta a Stuttgart, NADA”.

Más historias que te pueden interesar: