Qué es el contrato fijo-discontinuo y por qué debería leer esto Feijóo

·4 min de lectura
Imagen de un camarero. (Photo: DANIEL LEAL via AFP via Getty Images)
Imagen de un camarero. (Photo: DANIEL LEAL via AFP via Getty Images)

Imagen de un camarero. (Photo: DANIEL LEAL via AFP via Getty Images)

Mayo suele ser un buen mes para el mercado laboral, pero este último ha batido récords. La entrada en vigor de la reforma laboral está provocando mejoras en las tasas de paro y las últimas cifras lo demuestran logrando bajar de la barrera de los tres millones de parados por primera vez desde 2008.

Esto gracias a que, durante las últimas semanas, se han firmado 730.727 contratos indefinidos siendo el mes con más contrataciones de este tipo de la serie histórica.

“Cifras que demuestran que una crisis se puede afrontar protegiendo el empleo y creando nuevas oportunidades de trabajo estable”, ha destacado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Según la ministra, “la reforma laboral nos está permitiendo avanzar en trabajos más estables y de calidad”. A ello también ha contribuido este tipo de contrato denominado fijo-discontinuo que se ha potenciado tras la reforma laboral (el 36% del total de contratos) y que la oposición critica con que sirven para maquillar los datos de paro.

¿Qué es un contrato fijo-discontinuo?

Según refleja el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores, se trata de un contrato de carácter indefinido y con plenitud de derechos pero que cuenta con la particularidad de que la actividad laboral se lleva a cabo de forma intermitente, por ejemplo, durante los meses de verano.

Se puede realizar en trabajos de naturaleza estacional o de temporada, por la prestación de servicios en el marco de contratas mercantiles o administrativas o para la cobertura de contrataciones por parte de las empresas de trabajo temporal.

Además, la jornada tiene que ser completa de forma obligatoria salvo que el convenio colectivo permita su realización a jornada parcial.

Y una de las claves que con las que se llegará a encumbrar es determinar si estos contratos se prolongarán más que los temporales a los que sustituyen.

¿Es el contrato temporal 2.0?

Varios puntos alejan a esta nueva modalidad del antiguo contrato temporal. El principal es que los derechos laborales que otorga este documento son los propios de un contrato indefinido y no de un contrato temporal.

Es el caso de que los trabajadores fijo-discontinuos no podrán sufrir perjuicios por el ejercicio de los derechos de conciliación, ausencias con derecho a reserva de puesto de trabajo y otras causas justificadas.

Además determina que tienen derecho a que su antigüedad se calcule teniendo en cuenta toda la duración de la relación laboral y el tiempo de servicios efectivamente prestados.

Por otro lado, mientras que al finalizar un contrato temporal el trabajador tenía derecho a una indemnización y se extingue la relación laboral, en el contrato fijo discontinuo no es así porque la relación no se corta sino que se suspende hasta la siguiente convocatoria. Aun así, la relación laboral se debe finiquitar en cada período de trabajo.

Contratos estables frente a trabajadores de “usar y tirar”

La oposición cuestiona este tipo de contratos y pone el foco en qué pasará en septiembre y octubre cuando los trabajadores se conviertan en parados y no contarán en las estadísticas.

Así lo ha expresado el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo durante una entrevista en Onda Cero. “Presumir con un paro bastante maquillado es cuanto menos algo que los españoles no se merecen”, ha sostenido.

Feijóo ha afirmado que un fijo discontinuo que “no está trabajando no aparece en el paro” por lo que “se maquilla la estadística”, lo que provoca que sea “difícil hacer comparaciones”.

“Lo que se ha hecho es una precariedad indefinida”, ha añadido en dicha entrevista.

Se firman muchos más contratos indefinidos, se evita el abuso de los contratos temporales y aumenta su duración media. Todo ello contribuye enormemente a reducir la precariedadJosé Luis Escrivá

Ante estas declaraciones, Yolanda Díaz le ha aclarado que esa situación es así desde hace 25 años y no desde que se aprobó la reforma laboral y le ha criticado diciendo “que no está preparado para gobernar”.

“Los fijos discontinuos no son parados, pero no ahora con la reforma laboral, sino desde hace 25 años. Son contratos de calidad que cotizan en todos sus extremos (...) debería de asesorarse sobre materias en las que observo carece de conocimiento”, ha mencionado a su entrada al Congreso de los Diputados.

Por su parte, el ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, también ha salido en defensa de las cifras del paro y ha descartado que el Gobierno maquille los datos.

En ese sentido, Escrivá ha aclarado que los fijos discontinuos “están en la situación que están en cada momento”, es decir, que son trabajadores indefinidos en las etapas de actividad y, en el resto, desempleados, inactivos o empleados en otros trabajos.

Además ha desmentido las declaraciones de Feijóo explicando que “los trabajadores fijos-discontinuos computan como afiliados en alta durante las etapas en las que están efectivamente activos, mientras que dejan de computarse durante los periodos de inactividad”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente