Continúan las protestas en Irán por la muerte de Mahsa Amini

·4 min de lectura

No cesan las protestas en Irán tras la muerte bajo custodia de Mahsa Amini, una joven que había sido detenida por la Policía de la Moral por "llevar ropa inapropiada". El lunes, la Policía negó cualquier responsabilidad por la muerte, mientras que Francia pidió una "investigación transparente".

Nuevas manifestaciones han tenido lugar en Irán, especialmente en Teherán y Mashhad, contra la muerte de una joven detenida por la Policía de la Moral. La institución volvió a negar este lunes 19 de septiembre cualquier responsabilidad por su deceso.

Una manifestación tuvo lugar el domingo por la noche en Sanandaj, capital de la provincia de Kurdistán en el noroeste del país, de donde es oriunda la joven, y otras protestas tuvieron lugar el lunes en varias universidades de la capital, según medios de comunicación locales.

El lunes por la noche, en la calle Hejab en el centro de Teherán, "varios cientos de personas corearon consignas contra las autoridades, algunas de ellas se quitaron el hiyab", anunció la agencia Fars. Un video breve publicado por la agencia muestra a una multitud de varias docenas de personas, incluidas mujeres que se quitaron sus velos, gritando "muerte a la República Islámica". "La Policía arrestó a varias personas y dispersó a la multitud con porras y gases lacrimógenos", según informó Fars.

Una reunión similar tuvo lugar en Mashhad, la primera ciudad santa del país ubicada en el noreste, informó la agencia Tasnim.

Detenida por "vestir ropa inapropiada"

El 13 de septiembre, Mahsa Amini fue arrestada en Teherán por "usar ropa inapropiada" por la Policía de la Moral, una unidad encargada de hacer cumplir el estricto código de vestimenta de la República Islámica de Irán para las mujeres.

En Irán, es obligatorio cubrirse el cabello en público. Esta policía prohíbe además que las mujeres usen abrigos cortos arriba de la rodilla, pantalones ajustados y jeans con agujeros, así como atuendos de colores llamativos, entre otros.

La joven entró en coma tras su detención y murió el 16 de septiembre en el hospital, según la televisión estatal y su familia. Los activistas calificaron su muerte como "sospechosa", pero la Policía de Teherán dijo que "no hubo contacto físico" entre los agentes y la víctima.

La muerte de la joven desató una ola de ira en Irán. Y el presidente iraní, Ebrahim Raisi, ha pedido que se abra una investigación.

Después de una manifestación inicial el sábado en Saghez, la ciudad natal de Mahsa Amini, se llevó a cabo una protesta de unas 500 personas en Sanandaj, según Fars.

"Los manifestantes gritaron consignas hostiles a los responsables, rompieron vidrios de autos y prendieron fuego a botes de basura", dijo la agencia. La Policía usó "gases lacrimógenos para dispersar a la multitud" y detuvo a "varias personas". "Muchos manifestantes están convencidos de que Mahsa murió bajo tortura", escribió Fars.

En la capital iraní, los estudiantes han lanzado movimientos de protesta en varias universidades, incluidas las de Teherán y Shahid Beheshti, según Tasnim. Exigieron a las autoridades "aclaraciones" sobre la muerte de la joven.

"Un incidente lamentable"

El jefe de Policía de Teherán, el general Hossein Rahimi, volvió a rechazar las "acusaciones injustas contra la Policía". "No ha habido ninguna negligencia de parte nuestra. Hemos realizado investigaciones (...) y todas las pruebas muestran que no ha habido negligencia o comportamiento inapropiado por parte de los policías", dijo. "Este es un incidente lamentable y deseamos no volver a presenciar tales incidentes", agregó.

El general Rahimi volvió a insistir en que la joven había violado el código de vestimenta y que la Policía había pedido a los familiares de Mahsa que le llevaran "ropa decente".

El día de su muerte, la televisión estatal transmitió un breve video de vigilancia que mostraba a una mujer retratada como Mahsa Amini colapsando en la estación de Policía después de una discusión con una oficial. El lunes, Amjad Amini, el padre de la víctima, le dijo a Fars que "el video fue cortado" y afirmó que su hija "había sido trasladada tarde al hospital".

El ministro del Interior iraní, Ahmad Vahidi, dijo el sábado que "Mahsa aparentemente tenía problemas anteriores" y que "se sometió a una cirugía cerebral cuando tenía cinco años". Información desmentida por el padre, quien aseguró que su hija se encontraba "en perfecto estado de salud". La joven fue detenida mientras se encontraba en Teherán visitando a su familia.

Francia pide una "investigación transparente"

En los últimos meses, la Policía de la Moral ha sido criticada por intervenciones violentas. Numerosos cineastas, artistas, figuras del deporte, la política y la religión han expresado su enfado en las redes sociales tras la muerte de la joven.

En el extranjero, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, condenó este lunes la muerte "inaceptable" de esta joven y pidió a las autoridades que castiguen a los responsables.

Francia, por su parte, calificó de "profundamente impactante" la detención y muerte bajo custodia de esta joven iraní y pidió una "investigación transparente para arrojar luz sobre las circunstancias de esta tragedia", según el Ministerio de Asuntos Extranjeros galo.

Con AFP