Continúan los combates en el Sáhara Occidental, según el Polisario

Sophie PONS, avec le bureau d'Alger
·3 min de lectura
Soldados marroquíes en un puesto fronterizo en la región de Al Mahbes, en el Sáhara Occidental, en febrero de 2017
Soldados marroquíes en un puesto fronterizo en la región de Al Mahbes, en el Sáhara Occidental, en febrero de 2017

El Frente Polisario, movimiento independentista saharaui, afirmó el sábado que continuaban los combates con tropas marruecas en el Sáhara Occidental, mientras varios países pedían que se respete el cese al fuego que reinaba desde 1991.

El resurgimiento de las tensiones en la antigua colonia española, disputada por Marruecos y el Polisario desde hace décadas, suscita preocupación en las Naciones Unidas, la Unión Africana (UA), Argelia, Mauritania, Francia, España e incluso Rusia.

El alto el fuego firmado entre beligerantes marroquíes y saharauis bajo los auspicios de las Naciones Unidas en 1991 "pertenece al pasado" y "los combates continúan", repitió el sábado el Polisario.

Ibrahim Ghali, secretario general del Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), proclamada en 1976 por los independentistas, informó que había "declarado el estado de guerra" y decretado "la reanudación de acciones armadas para proteger los derechos inalienables de nuestro pueblo".

El viernes, el gobierno marroquí anunció que había iniciado una operación militar en la zona de distensión de Guerguerat, en el extremo meridional del Sáhara Occidental, para reabrir la carretera que conduce a Mauritania.

Marruecos acusaba "al Polisario y sus milicias" de bloquear desde hacía tres semanas el tráfico en el puesto fronterizo de Guerguerat, carretera esencial para el tráfico comercial hacia África occidental.

El Estado Mayor marroquí indicó el viernes que el paso de Guerguerat estaba "completamente protegido gracias a un cordón de seguridad de las fuerzas armadas reales", y el ministerio de Asuntos Exteriores reiterró que "Marruecos sigue firmemente comprometido con el cese del fuego".

Por su parte, el ministro de Defensa de la RASD afirmó también el viernes que las fuerzas saharauis llevaron a cabo "ataques masivos" a lo largo del muro de defensa marroquí en las zonas de Mahbès, Hauza, Auserd y Farsia, con "daños humanos y materiales al enemigo".

No fue posible verificar esa información de fuentes independientes.

- Evitar la escalada -

El viernes, el jefe de la ONU, Antonio Guterres, dijo "lamentar" que sus esfuerzos de los últimos días para "evitar una escalada" hayan fracasado, mientras que el presidente de la comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, expresó su "profunda preocupación" por las "graves amenazas de ruptura del alto el fuego".

Mauritania y Argelia, países vecinos implicados en negociaciones políticas estancadas desde 2019, piden "moderación" y el cese de las acciones militares.

Francia instó a ambas partes a "hacer todo lo posible para evitar la escalada y volver pronto a una solución política".

Rusia pidió a las partes "evitar cualquier movimiento que agrave la situación" y España llamó a la "moderación y a la responsabilidad" para preservar "la estabilidad en esta región estratégica situada en la bisagra entre África y Europa".

"Apoyamos los esfuerzos del secretario general de ONU para garantizar el respeto del alto el fuego en este territorio, acordado y supervisado por Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO).

Estos últimos días, España realizó gestiones en este sentido apelando a la responsabilidad y la prudencia. Subrayamos la importancia de la estabilidad en esta región estratégica, eje clave entre África y Europa", afirmó el gobierno español.

Por otro lado, Jordania, Arabia Saudita y las monarquías del Golfo prestan su apoyo a Marruecos, según comunicados transmitidos por la agencia marroquí MAP.

Marruecos controla 80% de la antigua colonia española, sus yacimientos de fosfatos y sus aguas pesqueras en la parte occidental, a lo largo del océano Atlántico.

Quiere una "autonomía bajo control" del territorio donde, en los últimos años, se han puesto en marcha grandes proyectos de desarrollo marroquíes.

El Polisario milita a favor de la independencia y reclama un referéndum de libre determinación previsto por la ONU, cuando se firmó el acuerdo de 1991, pero rechazado desde entonces.

amb-agr-sof/bfi/mab/eg