Continúa la búsqueda de una mujer desaparecida en un recinto policial en Ecuador

·2 min de lectura

Quito, 19 sep (EFE).- La Policía ecuatoriana informó este lunes que continúa la búsqueda de María Belén Bernal, la abogada desaparecida el pasado 11 de septiembre en un recinto policial, en Quito, adonde fue para visitar a su esposo, ahora prófugo.

"Iniciamos con las labores de búsqueda y localización de María Belén, con equipos conformados por sus familiares, la Policía, las Fuerzas Armadas, la Fiscalía, la Agencia Metropolitana de Control, desplegados en los sectores de Casitagua, Hipódromo y Pucará", indicó.

El domingo, familiares y amigos de Bernal integraron los cuatro equipos de búsqueda, continuando con el plan de acción trazado en quebradas que existen desde Pomasqui hasta Nanegalito.

PRISIÓN PREVENTIVA

La Justicia ecuatoriana ordenó el pasado sábado, la prisión preventiva para la cadete Joselyn S.P. en el caso que investiga la desaparición involuntaria de Bernal.

La cadete fue detenida el viernes para investigaciones después de que desapareciera Bernal, una abogada de 34 años y madre de un niño de 13, en la Escuela Superior de Policía, adonde acudió para llevar comida a su esposo, el teniente Germán Cáceres.

De acuerdo a la Policía, se han activado los protocolos por parte de la Interpol para localizar a Cáceres, de quien se desconoce el paradero luego de que presentó una denuncia por la supuesta desaparición de su esposa.

MADRE CLAMA POR RESPUESTAS

"Ella entró el 11 de septiembre, a las 12.00 de la noche a la Escuela Superior de Policía y hasta el sol de hoy no sale. Por favor Gobierno, entrégueme a mi hija", pidió el sábado, Elizabeth Otavalo, madre de Bernal.

Aseguró que la institución policial fue negligente en sus controles pues no revisaron el automóvil de Bernal, en el que Cáceres salió de la Escuela de Policía.

"El carro de mi hija no tiene vidrios polarizados, lo que pasa es que (por) la negligencia de la institución, no revisa", dijo a Efe la madre de Bernal, sobre la que hay un registro de ingreso a la Escuela de Policía, pero no de salida.

Esa es una "escuela de formación...yo más creo que es una escuela de deformación, porque ahí se ha permitido absolutamente todo. Ahí se ha permitido que haya fiestas, se ha permitido que tengan relaciones, ahí se ha permitido todo", opinó.

La prensa local ha publicado versiones de que supuestamente algunos integrantes de la Escuela de Policía escucharon gritos en los que una mujer pedía socorro, precisamente la noche en que Bernal ingresó a visitar a su esposo.

"Simplemente omitieron, no le ayudaron. Si es que ellos escucharon, no le ayudaron, ahí está el espíritu de cuerpo, un espíritu de cuerpo torpe, que solamente guarda la institucionalidad", añadió la madre.

Agregó que hasta el momento se ha encontrado el teléfono, la cartera, la billetera y una zapatilla de su hija "en la Escuela Superior, debajo de unas gradas, escondido en una funda".

(c) Agencia EFE