Aerolíneas dicen que la guía aérea europea dará confianza para volver a volar

Madrid, 21 may (EFE).- La guía publicada por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) dará confianza a los usuarios para poder volver a volar, según la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que destaca también que las compañías ya estaban aplicando esos protocolos.

ALA, que aglutina a cerca de 80 aerolíneas que operan en España, ha destacado que la guía de la AESA "traslada confianza al pasajero de que volar es seguro”, ha señalado en una nota su presidente, Javier Gándara.

Las directrices de AESA están alineadas con las actuaciones de las aerolíneas que ya habían reforzando las medidas de higiene y prevención del COVID-19 en todas las etapas del viaje, señala ALA, que apuesta por actuaciones coordinadas a nivel internacional y estandarizadas para que den confianza a los pasajeros.

Iberia ha explicado a Efe que las recomendaciones de la agencia europea coinciden con las medidas que la compañía ya estaba aplicando y que seguirá ajustándose a este protocolo "a rajatabla", como hasta ahora.

La misma expresión usa un portavoz de Air Europa, que ha destacado que tanto las recomendaciones de la AESA como las de la Comisión Europea (CE) van en la línea de las que vienen desarrollando para proteger la seguridad de sus pasajeros y empleados.

Ryanair cree que estas pautas permitirán la vuelta a la actividad de la industria turística europea en julio y agosto, y valora la imposición del uso de mascarillas al tiempo que pide a los gobiernos europeos, especialmente a los de Irlanda y Reino Unido, que abandonen las medidas de cuarentena obligatoria.

El sindicato de pilotos SEPLA ha instado a las instituciones nacionales a adoptar los criterios, tanto de la CE como de la Agencia de Seguridad, para poder reabrir el transporte de pasajeros con las mayores garantías de seguridad y recuperar así la confianza en el transporte aéreo.

La AESA y el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades han elaborado un protocolo con el que pretenden garantizar la protección contra el coronavirus en cada etapa del viaje.

El protocolo especifica las funciones que deberán asumir las aerolíneas y los operadores aeroportuarios: allá donde no sea posible garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros antes de embarcar tendrán que aplicar "medidas adicionales para mitigar riesgos".

En cabina, las pautas ofrecen cierta flexibilidad debido a la restricción del espacio, de manera que se limita a sugerir medidas como dejar un asiento libre entre personas o separar más las filas pero no las hace obligatorias.

Además, los pasajeros deben dar sus datos de contacto en un formulario que deben enviar a la línea aérea para poder hacer el rastreo de contactos en caso de que otro pasajero diera positivo.

El documento constata que hasta ahora no se ha confirmado ningún contagio a bordo de aviones, y señala también que los filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA, en inglés) que utilizan muchos aparatos hacen que el aire de la cabina se renueve cada 2 o 3 minutos y sean muy eficaces para eliminar partículas del tamaño del coronavirus.

(c) Agencia EFE