Cinco consejos para cuidar las plantas al irte de vacaciones

·5 min de lectura
Mujer regando las plantas. (Photo: Aleksandr Zubkov via Getty Images)
Mujer regando las plantas. (Photo: Aleksandr Zubkov via Getty Images)

Cada año el mismo problema. Se acercan las vacaciones y el miedo a que a la vuelta las plantas se hayan marchitado o directamente muerto aterroriza a cualquiera.

Más aún en una época del año donde, en general, las plantas deben tener un cuidado especial debido a las altas temperaturas y la mayor incidencia solar. Para aquellos que se marchen de vacaciones, los especialistas son claros: ni todas las plantas son iguales ni ningún truco es infalible.

“Siempre se corre el riesgo de que la planta se estropee, más aún si son plantas delicadas, como pueden ser las aromáticas, e incluso si tienes un pequeño huerto”, explica Javier Sánchez, jardinero de la empresa sevillana Campo y Jardín. Por eso, el especialista señala que lo principal es intentar tener un cuidado lo más parecido al que le solemos dar durante esa época del año, pero sin estar en casa.

1. Intentar que alguien las mantenga

En este sentido, el primer consejo que da el jardinero es que “alguien de confianza cuide las plantas”. “Es uno de los clichés más recurrentes, pero es la mejor opción. No hay nada como dejarle las llaves a un amigo o familiar de confianza y que sepa el cuidado que tienen que tener para que haga un seguimiento”, explica.

En España todavía no existe este sistema, pero en Reino Unido se ha inaugurado el Patch Plant Hotel, el primer hotel para plantas para evitar que se pudran o marchiten mientras estamos fuera. Al igual que sucede con las residencias de mascotas, en estos centros, los jardineros y especialistas dan un cuidado personalizado a la planta.

2. Poner un sistema de autorriego

Para los que no se puedan permitir ni que nadie esté pendiente de ellas ni mucho menos un hotel, Sánchez propone un sistema de autorriego. “Los hay de varios tipos, pero los más eficientes son las macetas de autorriego, que funcionan por goteo. Permiten programarlas todos los días para que drenen a la misma hora. Son muy útiles no solo si estás de vacaciones sino si estás trabajando, mucho tiempo fuera de casa o no estás tan pendiente de tus plantas como deberías”, explica, aunque aclara que cualquier método no debería alargarse más de tres semanas o un mes.

“Este tipo de riego es especialmente recomendable si hablamos de plantas aromáticas, un pequeño huerto o plantas más delicadas. Se tiene mayor precisión que con cualquier otro truco que, aunque funcione, puede que no sea lo suficientemente efectivo”, señala.

Transplante de planta a una maceta de autorriego. (Photo: Jaroslav Frank via Getty Images/iStockphoto)
Transplante de planta a una maceta de autorriego. (Photo: Jaroslav Frank via Getty Images/iStockphoto)

Este tipo de macetas suelen costar entre 20 y 30 euros, dependiendo del tamaño y la capacidad. Otras opciones más económicas son los conos de autorriego, que se colocan bajo una botella de plástico llena de agua.

“Esto es una buena opción siempre y cuando la planta tenga soporte suficiente para colocar la botella sin aplastar las hojas”, aclara el jardinero, quien recuerda que es importante comprobar el autorriego antes de irse de casa. “Hay que evitar que las plantas se encharquen y que tampoco se queden cortas, que drene suficientemente”, apunta.

Sánchez recomienda también colocar una capa de gravilla bajo el sustrato para evitar que se empape en exceso ya que señala que, en algunas ocasiones, el agua sale de la parte inferior y puede empaparlo. “Así se pudren las raíces y conseguimos el efecto contrario, igual de malo que la sequía”, apostilla. “Para las plantas que necesiten humedad, pero no exceso de riego como las suculentas, también se puede mezclar con bolas de arcilla”, detalla.

Sistema de conos de autorriego. (Photo: Amazon)
Sistema de conos de autorriego. (Photo: Amazon)

3. Juntar las plantas en una misma habitación

Otro consejo es colocar todas las plantas en la misma habitación o zona de la casa. Tal y como señala Sánchez, “entre ellas ayudan a que haya humedad en la sala y se traspasen esto de las unas a las otras”. “Ayuda también que en esa sala haya un barreño o cubo con agua para que la humedad ambiental sea mayor”, explica.

Además, señala que esta habitación debe tener las persianas semiabiertas y ser fresca. Es decir, que entre la luz, pero que tampoco sea directa para que puedan hacer la fotosíntesis.

En el caso de las plantas de exterior, Sánchez recomienda ubicarlas en las zonas donde la luz no sea demasiado directa, especialmente en plantas sensibles. “Puedes colocarla en una zona del jardín o terraza donde dé sombra parte del día e incluso colocar una sombrilla para forzar esa sombra”, explica.

4. Podar y abonar antes de irse

“Cuantas menos hojas tenga la planta, menos agua necesita”, explica Sánchez. Por este motivo, recomienda podar la copa de las plantas antes de marcharse de casa para asegurarnos su supervivencia. “No quiere decir que haya que arrancar brotes ni que haya que quitar hojas sin sentido, sencillamente dejarla más manejable y adaptada a la maceta”, apunta.

Con respecto al abono, Sánchez recuerda que la época de abono de la mayoría de las plantas abarca desde mayo a octubre cada 15 o 20 días. “Si nos vamos a ir dos semanas de vacaciones recomendaría calcular el tiempo entre un abono y otro para que cuadre abonarlas antes de marcharnos y que dispongan de los nutrientes ese tiempo”, señala.

5. Utilizar agua gelificada

Otra opción si no disponemos de sistemas de autorriego es usar agua gelificada. “Se trata de unos recipientes con agua en gel que van desprendiendo agua poco a poco. Algunos se entierran bajo la tierra, otros con colocarlos bocabajo sobre la maceta es suficiente, pero hay que tener en cuenta el tamaño de la maceta y la planta”, señala. “Si se trata de una planta grande, lo mejor es colocar dos”, apunta y advierte que aunque muchos de estos productos se recomiendan hasta un mes, no lo alargaría más de “tres semanas”.

Persona colocando una bolsa de agua gelificada en una maceta. (Photo: Amazon)
Persona colocando una bolsa de agua gelificada en una maceta. (Photo: Amazon)

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente