Consejera de Cultura de Madrid: El Broadway latino está en la Gran Vía

1 / 3
La consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz durante una entrevista con la Agencia Efe en Madrid en la que ha asegurado que el impacto del coronavirus en el sector turístico madrileño "no inquieta, pero sí preocupa", aunque la cifra de visitantes chinos solo suponga un 3 % del conjunto de turistas que recibe la Comunidad, en torno a 200.000. EFE/Chema Moya

Madrid, 8 feb (EFE).- La consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz, aboga por que América Latina vea la Gran Vía como el "Broadway latino" y subraya su empeño en que las compañías de ese continente traigan sus producciones a la región y "entiendan la ciudad y sus festivales como una puerta de entrada a Europa".

"Es momento de que Europa y América Latina se miren en Madrid", subraya en una entrevista con Efe la consejera, quien define el idioma español como "petróleo cultural de primer nivel que hay que rentabilizar mucho más".

En cuanto al proyecto cultural que desea para la Comunidad, opina que durante un tiempo "vivió de espaldas a lo que se hacía fuera" y, pese a que hubo consejeros precedentes que "abrieron Madrid y se hizo muy bien", cree que "ahora ha llegado el tiempo de dar un paso más allá".

Expresa al respecto su deseo de que "empiece a haber producciones con el sello de Madrid y para eso hay una tarea muy importante en los Teatros del Canal", el buque insignia de la cultura madrileña.

Su nueva directora, la coreógrafa y bailarina Blanca Li, está empeñada en que "el sello Canal viaje por España y Europa", al igual que el nuevo responsable del Festival de Otoño, el dramaturgo Alberto Conejero, explica Rivera de la Cruz, que tomó posesión del cargo en agosto del año pasado.

"Queremos que cada vez más las compañías latinoamericanas entiendan Madrid y sus festivales como una puerta de entrada a Europa. Traigan sus producciones y Madrid sea una especie de laboratorio para que otras ciudades europeas vean lo que se hace aquí", detalla.

Asimismo sostiene que los musicales que se representan en la capital están a la altura de la de cualquier otra ciudad y confía en la pujanza del turismo de musicales.

"Hay que contárselo a América Latina porque Broadway está en Madrid", razona la consejera.

Por otro lado, admite que se queja "todo el día, a todas horas y delante de todo el mundo" sobre lo exiguo del presupuesto de su departamento, en torno a 160 millones de euros, y confiesa que aunque se lo doblaran se seguiría lamentando de las cuentas.

"Es verdad que estamos en una situación complicada, seguimos con un presupuesto prorrogado con lo que no hay más de dónde sacar. Con estos bueyes hay que arar hasta que haya unos presupuestos nuevos; hay que ser más imaginativos y quizá aprovechar mejor algunos recursos, hacer colaboraciones y crear más sinergias", añade.

Sobre la futura Ley de Mecenazgo, explica que uno de los problemas que tiene España para aumentar la cooperación público privada es que no existe una normativa de mecenazgo como se entiende en Europa o en EEUU.

"Lo que está lastrando la posibilidad de colaboración, sobre todo porque hay una gran inseguridad jurídica: el mecenas tiene que saber a qué tiene derecho y a qué no", comenta.

Confía en que el texto, que hará énfasis en el reconocimiento social del mecenas, sea remitido al Consejo de Gobierno en unos meses.

Por su parte, la nueva Ley de Patrimonio ampliará el concepto de patrimonio -por ejemplo comenzará a poner el foco en los bienes del siglo XX-; incrementará la colaboración con los ayuntamientos y las sanciones que establezca tendrán un carácter finalista.

En cuanto al Año Galdosiano, cuya programación presentará la consejera en unos días, avanza que José María Pou y Luisa Martín representarán una lectura dramatizada de las cartas de amor entre Emilia Pardo Bazán y el autor de los "Episodios Nacionales", del que se celebra este año el centenario de su muerte.

La consejera reitera que los relevos que ha hecho en la gestión de eventos como el Festival de Otoño o en la dirección de instituciones como los Teatros del Canal jamás han respondido a criterios políticos.

"Yo nunca he hablado con ellos (los nuevos responsables) de política ni les he preguntado ni ellos a mi tampoco", concluye.

Marina Segura