Conquista Twitter con lo que ha hecho 19 años después de hacerse esta foto con Francisco Ibáñez

·5 min de lectura
Ibáñez, firmándole un cómic a Gabriel Pérez hace 19 años. (Photo: Gabriel Pérez)
Ibáñez, firmándole un cómic a Gabriel Pérez hace 19 años. (Photo: Gabriel Pérez)

Ibáñez, firmándole un cómic a Gabriel Pérez hace 19 años. (Photo: Gabriel Pérez)

Muchas generaciones han crecido de la mano de las historias de Mortadelo y Filemón, Pepe Gotera y Otilio o 13, Rue de Percebe. Los personajes, el ingenio y la forma de contar las historias han convertido a Francisco Ibáñez como uno de los grandes historietista a nivel mundial.

No es raro ver muestras de agradecimiento a su figura y ver que cualquier exposición sobre su obra se llena con personas de todas las edades. Pero sí es poco habitual encontrarse un homenaje a Ibáñez como el que le ha hecho Gabriel Pérez, un vallisoletano de 27 años, doctor en Física e investigador postdoctoral en la Universidad de Valladolid.

Tras casi un año de espera, Pérez, junto a otros seis compañeros, ha publicado un artículo científico acerca de una investigación sobre el plasma denso. En ella, ha hecho un pequeño homenaje a Ibáñez y a la TIA, la agencia de espionaje en la que trabajan Mortadelo y Filemón.

En el título de la investigación sobre una herramienta llamada Analizador de Interferometría de Talbot han incluido el acrónimo de TIA (Talbot Interferometry Analyzer, por sus siglas en inglés). Además, en las referencias ha añadido que con el nombre del código TIA pretende hacer un homenaje al trabajo de Francisco Ibáñez.

Pérez ha publicado en Twitter la imagen del estudio y otra de él con ocho años dándole un cómic de Mortadelo y Filemón a Ibáñez para que se lo firmara en la Feria del Libro.

“Hace 19 años, un niño demasiado tímido no se atrevió a darle a Francisco Ibáñez las gracias por todo lo que le había hecho vivir. Hoy, ese mismo niño tímido quiere agradecérselo de la única forma que sabe. Gracias por las aventuras”, ha escrito el joven vallisoletano, cuya publicación se ha hecho viral.

El físico, que tiene ya 16 artículos científicos publicados, recuerda que con ocho años ya llevaba varios años devorando sus cómics y que estos tuvieron una notable influencia en su infancia. Por eso, casi 20 años más tarde, cuando le surgió la oportunidad de incluir el acrónimo TIA en un estudio, no se lo pensó y convenció a sus compañeros.

“Trabajaba en Burdeos y cuando pensamos en el nombre para el código que presentamos surgió lo de TIA porque cuadraba el acrónimo. Cuando se me ocurrió empecé a presionarles porque me parecía una cosa bonita. En el grupo de trabajo no había más españoles y no conocían a Ibáñez, pero nadie puso pegas”, revive Pérez, que está recibiendo estos días en Twitter multitud de mensajes de gente que también agradece el trabajo de Ibáñez.

Gabriel Pérez posa con su colección de cómics de 'Mortadelo y Filemón'. (Photo: Gabriel Pérez)
Gabriel Pérez posa con su colección de cómics de 'Mortadelo y Filemón'. (Photo: Gabriel Pérez)

Gabriel Pérez posa con su colección de cómics de 'Mortadelo y Filemón'. (Photo: Gabriel Pérez)

El autor de la investigación sí que se encontró con más trabas a la hora de mandarlo a las revistas científicas: “Ahí sí que hubo más oposición en que apareciera TIA en el título. Lo hemos peleado y lo hemos conseguido”.

Pérez, que comenta que no tiene la colección entera de Mortadelo y Filemón, señala que los guarda con mucho cariño y adelanta que sí que tiene el objetivo de terminarla. “Me fui de casa, los cómics se quedaron allá y mis padres me empezaron a decir que si quería deshacerme de ellos, les dije que no y que se vendrían conmigo”, afirma. Ahora los tiene luciendo en una estantería en su casa.

“Me han mencionado mucho que soy el doctor Bacterio”

Uno de los personajes más míticos de las historias de ambos espías es el doctor Bacterio. Los curiosos experimentos de este científico casi nunca salían bien y acababa por terminar huyendo y escondiéndose de Mortadelo y Filemón, que sufrían en sus propias carnes las consecuencias negativas de sus fallos.

Por ello, muchos tuiteros le han comentado con humor a Pérez de que podría ser el doctor Bacterio, por su amor a la ciencia. “La verdad es que no había surgido hasta ahora, pero desde que se publicó el tuit sí que me lo han mencionado más de una vez. Me han preguntado que por qué el doctor Bacterio no sale en la lista de colaboradores o que si soy el doctor Bacterio infiltrado”, bromea.

Incluso comenta que su hermana, al enterarse del significado del acrónimo de TIA, le dijo que podría ser perfectamente un aparato diseñado por el doctor Bacterio.

El artículo publicado por Gabriel Pérez. (Photo: Gabriel Pérez)
El artículo publicado por Gabriel Pérez. (Photo: Gabriel Pérez)

El artículo publicado por Gabriel Pérez. (Photo: Gabriel Pérez)

Sin embargo y aunque sus inventos no salían bien, Pérez recalca que muchas personas han tenido y siguen teniendo de manera inconsciente un primer acercamiento a la ciencia con este personaje.

“Aquello me resultaba interesante. No sé si ha sido determinante para que estudiara Física, pero la curiosidad científica sí que me pudo empezar a salir con estas cositas. No es una correlación inmediata, pero él te presenta ese mundo”, afirma.

“Estamos intentando que le llegue al entorno de Ibáñez”

Aunque de momento no ha conseguido que Ibáñez o alguien de su círculo le comente que le ha llegado este homenaje, Pérez sí que se ha puesto en contacto con la editorial Ediciones B o con la plataforma que hay para que le den el Princesa de Asturias.

“Que le llegara sería estupendo. Me haría muchísima ilusión que él viera que todavía hay mucha gente que le tiene mucho cariño y que guardamos un amor a su obra muy importante”, se sincera.

Solo con plantearse la posibilidad de tener un breve encuentro con el historietista, Pérez se pone nervioso. “Esa posibilidad ha pasado por mi cabeza y me he vuelto a poner como si tuviera ocho años sin saber qué decirle”.

“Es un referente absoluto y no sabría condensar todo lo que le quiero transmitir. Le daría las gracias, pero es que se me queda corta la palabra. Sería increíble. Darle las gracias y recordarle que su obra sigue viva en todos lo que le hemos leído en algún momento”, empieza a imaginar.

Le llegue o no, lo que está claro y ha quedado patente es que millones de españoles han crecido con la obra de Francisco Ibáñez y le están tremendamente agradecidos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente