Conozca a la mujer que está modelando el cibersexo postpandémico

Stuart McDill
·2 min de lectura
La fundadora de Raspberry Dream Labs, Angelina Aleksandrovich, posa para una fotografía con un casco de realidad virtual que les da a los voluntarios para su experiencia de cibersexo usando XR, una combinación de realidad virtual y aumentada, estimuladores hápticos, sonidos y aromas, Londres

Por Stuart McDill

LONDRES, 17 mar (Reuters) - El interés en el cibersexo está aumentando a medida que la pandemia ha dejado a las personas sujetas a confinamientos y prohibiciones de viaje y no pueden buscar intimidad de la manera habitual, según la diseñadora de experiencias Angelina Aleksandrovich.

Al mismo tiempo, la pandemia también ha elevado a un nivel sin precedentes la disposición de las personas a recurrir a soluciones tecnológicas.

Aleksandrovich dirige un colectivo llamado Raspberry Dream Labs, que crea experiencias de cibersexo multisensorial que permiten a las personas disfrutar de momentos íntimos juntos incluso aunque no estén en el mismo lugar.

"Gracias al COVID, mucha gente entendió cómo podemos usar la tecnología y la realidad virtual de formas emocionantes y ampliadas", dijo Aleksandrovich a Reuters.

La realidad virtual (RV) solía ser descartada como algo solo para los jugadores, pero ahora se ha generalizado y se está utilizando en la intimidad y las citas, agregó.

En una unidad industrial en el norte de Londres, dos voluntarias demuestran su experiencia de prototipo que combina RV, realidad aumentada e, incluso, olor, entregada a través de un collar que se coloca alrededor del cuello, un dispositivo para la cabeza y sensores para las manos.

Los voluntarios se ven entre ellos como formas humanas delineadas a través de sus auriculares y pueden acariciarse sin siquiera tocarse.

La experiencia involucra estimuladores hápticos colocados sobre zonas erógenas, algo que eventualmente podría incorporarse en ropa interior robótica blanda, dijo Aleksandrovich.

Según argumenta, si estamos tan felices permitiendo que la tecnología se incorpore a muchos aspectos de la vida diaria, como la salud o las finanzas, deberíamos incluirla también en el dormitorio.

Un informe en 2019 de la firma estadounidense de investigación de mercado Arizton dijo que se espera que el mercado global de productos de bienestar sexual alcance alrededor de 39.000 millones de dólares para 2024.

Al ser preguntado sobre qué opinaba de su experiencia de cibersexo, la voluntaria Victoria Gillett dijo: "Me encanta, definitivamente es una experiencia".

"Están sucediendo muchas cosas y se necesita un tiempo para asimilarlo todo. Cuando terminó, casi que no estaba listo", dijo el compañero voluntario Aaron Vandeyar.

(Reporte de Stuart McDill; editado en español por Carlos Serrano)