Las conmovedoras imágenes que captan la belleza de las personas que viven en los márgenes de la sociedad

Swaminathan Natarajan - BBC World Service
·6 min de lectura
Superviviente de ácido
La fotógrafa Silvia Alessi encuentra la belleza y la fuerza en personas que han sido marginadas.

Captar imágenes impactantes de personas marginadas por la sociedad. Ese es el tema de la obra de esta estilista convertida en fotógrafa que afirma que su trabajo ha cambiado sus ideas sobre la belleza y la aceptación.

En el trabajo de Silvia Alessi aparecen sobrevivientes de ataques con ácido, personas con albinismo y con discapacidad.

Alessi elige proyectos y temas que no son tradicionalmente celebrados por la industria en la que trabajaba.

"Las mujeres acuden a mí [como estilista] porque quieren mejorar su belleza y yo las ayudo", explica a la BBC.

"Pero sé perfectamente que la belleza es una cuestión de identidad, que a veces esconde profundos problemas de autoestima".

Capturar a los excluidos

Silvia con sus modelos
En Etiopía, Silvia conoció a algunos de los grupos étnicos que acabarían apareciendo en sus fotos.

Silvia empezó a trabajar como peluquera en Italia a los 17 años. Como muchos, al principio se tomó la fotografía como una afición, pero se convirtió en su pasión.

En un viaje al sur de Etiopía en 2010, documentó los grupos étnicos del valle del río Omo y sintió que los turistas occidentales los trataban como un "zoológico humano".

Cuenta que ir a África le enseñó a conocer a sus sujetos antes de filmarlos.

"Los fotógrafos no deberían considerar a los sujetos que retratan como un trofeo para hacer bellas fotos sin saber nada de ellos".

El primer gran proyecto de Alessi que explora temas, problemas y conceptos llegó en 2017 y la llevó a la India.

Se había inspirado para viajar allí tras ver una foto en las redes sociales de una mujer en Mumbai con albinismo y haber oído hablar de los prejuicios y la violencia que sufren las personas con esta condición, que provoca una falta de pigmento en la piel y los ojos.

Según Naciones Unidas, hay cientos de casos de personas con albinismo que han sido atacadas o asesinadas en África subsahariana.

En la India, donde se cree que este trastorno afecta a unas 200.000 personas, la violencia es poco frecuente, pero las jóvenes con esta condición temen no poder casarse nunca.

Superviviente de ataque
Soniya sufrió un ataque con ácido tras rechazar las proposiciones de un hombre.

Después de fotografiar a tres hermanas de la misma familia que tenían albinismo, Silvia amplió el enfoque de su proyecto (titulado 'Piel') y conoció a mujeres de Agra que habían sobrevivido a ataques con ácido, muchas de las cuales habían sido atacadas tras rechazar las insinuaciones no deseadas de los hombres.

"Soniya, la primera víctima de un ataque con ácido que conocí, era maquilladora. Hablamos mucho de nuestro trabajo, fue muy natural", dice Alessi, de 45 años.

"Antes de conocerla, estaba preocupada porque no quería hacerla sentir incómoda, pero en realidad era tan fácil y estaba tan centrada en su objetivo que me sentí a gusto con ella".

"Me di cuenta de que nuestros objetivos eran los mismos: concienciar a la gente [de lo que estas personas enfrentan]".

Silvia Alessi fotografió juntas a una superviviente de un ataque con ácido y a una mujer con albinismo
Silvia Alessi fotografió juntas a una superviviente de un ataque con ácido y a una mujer con albinismo.

Alessi combinó los dos temas y fotografió juntos a una superviviente de un ataque con ácido y a una mujer con albinismo.

"Mi idea era contar un tema social mostrando un gran contraste entre dos casos en los que la piel es el motivo de la exclusión social".

"Las dos se sentían importantes, bellas e interesantes. Tenían mucha curiosidad por saber por qué quería retratarlas".

"El arte es una medicina"

Tribus
Las tribus seminómadas que viven pacíficamente en los fríos e inhóspitos valles cercanos a Ishkashim.

Alessi ha vuelto a la India para otros proyectos y también ha fotografiado a personas en Irak, Afganistán y Japón.

Se sintió profundamente conmovida por el sufrimiento de los habitantes de la ciudad de Bhopal, en el centro de la India, la cual llamó la atención del mundo entero en diciembre de 1984, cuando se produjo una fuga de 40 toneladas de isocianato de metilo en la planta de pesticidas Union Carbide.

Silvia Alessi
Alessi empezó a hacer fotos como un pasatiempo, pero rápidamente se inspiró para convertirlo en algo más.

El gobierno indio afirma que unas 3.500 personas murieron a los pocos días de la catástrofe y más de 15.000 en los años posteriores, aunque los activistas cifran el número de muertos en 25.000.

Aseguran que los efectos continúan hasta nuestros días, y que algunos niños nacen con condiciones que limitan su vida, como Samir, que tiene parálisis cerebral y no puede moverse ni hablar.

Tenía 18 años cuando Alessi lo fotografió y cuenta que conocerlo le ayudó a comprender la magnitud del desastre.

Cree que la experiencia dio valor a su trabajo, pero también a la víctima.

Samir
Samir, que no puede moverse ni hablar, tenía 18 años cuando fue fotografiado por Silvia Alessi.

"Cuando terminé la sesión de fotos con Samir, me puse a llorar", relata.

"El arte es una medicina para el artista, para el sujeto y para el espectador".

"Sé que le di a Samir un día diferente, un poco de alivio".

No tenía miedo

Otras personas que ha conocido en sus viajes han seguido inspirando a Silvia Alessi.

En un Afganistán devastado por la guerra, fotografió a un grupo de tribus seminómadas que vivían pacíficamente en la ruta comercial medieval que discurre cerca de la frontera con Tayikistán y China.

En Japón, se sintió conmovida por la positividad y la energía de Koichi Omae, que a pesar de haber perdido su pierna izquierda en un accidente cuando tenía 23 años, siguió una carrera como bailarín y actuó en la ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos de Río.

Koichi Omae
Koichi Omae actuó en la ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos de Río.

En Irak, donde la homofobia sigue siendo frecuente, obvió las preocupaciones de un guía local y fue a un parque que sabía que era frecuentado por hombres homosexuales, donde convenció a uno de ellos para que posara para ella en privado al día siguiente.

"Vi al hombre adecuado y empecé a hablar con él, a reírme y a ganarme su confianza. Estaba nervioso pero no tenía miedo de su identidad".

Silvia con un modelo homosexual.
Los hombres homosexuales en Irak son otros de los modelos de Silvia Alessi.

Desde que la pandemia redujo los viajes internacionales, Alessi ha pasado su tiempo creando autorretratos en su casa de Bérgamo.

Pero también está planeando su próximo proyecto, uno cercano a sus raíces, sobre la importancia que damos a nuestro cabello.

Se mantiene en contacto con los protagonistas de sus fotos y les mantiene al corriente de cuándo y dónde se expone su trabajo, ya sea en exposiciones o en su página web, y qué tipo de comentarios recibe.

"Cuando hablo de mis proyectos en Italia en eventos culturales o en exposiciones fotográficas, siempre cuento las historias que hay detrás de las fotos y digo los nombres de las personas que retrato", asegura.

"Es mi forma de ayudarles y concienciarles sobre lo que tienen que afrontar".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk