Las estatuas no son las únicas que caen empujadas por el movimiento antirracista: la marca Congitos, señalada

La caída de estatuas de personajes históricos no es la única que se está produciendo estas semanas en el marco de las protestas del movimiento Black Lives Matter, más activo y extendido tras la muerte a manos de la policía de George Floyd. Las acusaciones de racismo no se están limitando a personas, películas o colectivos como el policial, también ha llegado a las empresas. En las últimas horas una compañía de helados ha anunciado cambios y, en España, Lacasa ha sido puesta en el punto de mira de las críticas por sus Conguitos.

Han abierto una petición en Change.org pidiendo a Lacasa que cambie su marca Conguitos por considerarla racista. (Foto: Getty Images)

Firmada por un usuario que se hace llamar en change.org Black Lives Matter, en la petición dirigida a la compañía zaragozana se le pide que deje de usar la marca Conguitos porque, dicen, “es racista”. En su campaña de recogida de firmas este internauta que asegura que no tiene nada en contra de Lacasa ni les está acusando de ser racistas pero que los responsables de la misma “deben repensar y dejar de comercializar un producto que sí estigmatiza, tanto por nombre como por imagen, a la población negra”.

En el texto que acompaña la petición y que ha sumado algo más de 800 apoyos añade que, además de la retirada de la marca e imagen, “como muestra pedagógica sobre este racismo inconsciente que todos podemos tener, sería importante una petición de disculpa pública hacia la población negra tantas veces estigmatizada por esa marca en imágenes, envases o anuncios de televisión. Esta empresa además podría dedicar parte de los beneficios recaudados a organizaciones que luchen contra el racismo hacia la población negra”.

Para apoyar su argumentación recuerdan que otras compañías como la francesa Banania y ColaCao ya hicieron modificaciones en este sentido. Ambas actuaron mucho antes de la muerte de George Floyd en Estados Unidos y de que las marchas contra el racismo se propagasen en pleno confinamiento por Europa con cientos de personas en las calles uniendo su voz contra el racismo y estatuas como las de Fray Junípero cayendo.

Ha sido en ese contexto de petición de cambio y revisión de comportamientos normalizados pero igualmente racistas en el que los responsables de la marca Eskimo ha anunciado un cambio. Según recoge la revista Rolling Stone, Elizabell Marquez, directora de marketing de Dreyer’s, ha explicado que “estamos comprometidos a ser parte de la solución sobre igualdad racial y reconocemos que el término es despectivo”, en referencia al nombre dado a su helado más icónico: un bombón con sabor a vainilla cubierto de chocolate.

Desde hace algunos años activistas les han recriminado el uso de la palabra eskimo, que fue como se refirieron los colonizadores del Ártico a la población nativa. La idea de la compañía es rediseñar la marca y cambiarle el nombre para lanzarla de nuevo al mercado a finales de este año. “Este movimiento es parte de una revisión más amplia para garantizar que nuestra empresa y nuestras marcas reflejen los valores de nuestra gente”, ha insistido Marquez.

La petición a Lacasa y el cambio de Eskimo son muestras individuales de un movimiento mayor que afecta desde el cine –HBO Max ha incluido un aviso sobre el contenido de Lo que el viento se llevó que ha propiciado un complicado debate– al reconocimiento en forma de esculturas a personajes polémicos y que abarca a toda la sociedad en general.

En el apartado específico de las marcas de comida, Mars Food anunció que eliminaría al hombre negro de su arroz Uncle Ben’s al igual que hará Quaker Oats con su marca de tortitas y siropes Aunt Jemima, según The New York Times.

Desde Lacasa aún no ha habido respuesta a esta petición, como si hubo hace unos días por parte de Kellogg’s cuando la exdiputada laborista Fiona Onasanya acusó a través de Twitter a la compañía de cereales de racismo por usar un mono como imagen de sus Rice Krispies, de chocolate.

En un comunicado, Kellogg’s explicó que cuando se eligió el mono en los ochenta se hizo “para resaltar la personalidad lúdica de la marca”, que “apoya a la comunidad negra” y que tienen otras mascotas del reino animal como un tigre, un gallo, una jirafa…

Más historias que te pueden interesar: