Unas flores son lo único que le queda a un niño que ha perdido su casa en Gaza

La escalada de violencia continúa en Oriente Próximo con numerosos ataques de proyectiles por parte del ejército israelí y de los grupos palestinos Hamás y Yihad Islámica. Desde el inicio de las hostilidades el pasado 10 de mayo, varios centenares de personas han perdido la vida, la mayoría de ellas en la Franja de Gaza.

Muchas de estas víctimas son niños, que como en cualquier guerra, están siendo los que más están pagando las consecuencias de este enfrentamiento. Varias decenas de menores de edad han fallecido debido a los bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza. Los que sobreviven quedan marcados para siempre por haber perdido a sus padres o sus casas y por el haber normalizado el vivir entre la masacre.

En estos días de terror en Gaza, se ha convertido en algo habitual ver a niños palestinos corriendo por las calles, descansando entre los escombros de sus casas o llevando consigo las pocas pertenencias que les quedan, como un pequeño que sostenía en sus manos unas flores, lo único que pudo salvar de entre las ruinas de su hogar.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente