El conflicto electoral en Somalia escala la tensión entre el presidente y el primer ministro

·3 min de lectura

Este lunes Hussein Roble acusó al mandatario Mohamed Farmaajo de entorpecer el proceso electoral para perpetuarse en el poder de manera inconstitucional y llamó a las fuerzas de seguridad a responder “directamente ante el Gobierno”. Esto sucede después de que el Jefe de Estado suspendiera las funciones del otro líder del país africano, que continúa en su crisis sin elecciones libremente desarrolladas hace 30 años.

Somalia, una de las naciones que componen el Cuerno de África, tiene como rasgo característico transitar una crisis constante en materia política siendo un territorio que no ha celebrado elecciones directas desde hace tres décadas, luego del derrocamiento del dictador Mohamed Siad Barre, dejando al país en manos de guerrilleros o milicias islámicas, como Al Shabab, una de las amenazas más serias en la actualidad.

El 2021, que apuntaba a ser el año donde se realizaran elecciones democráticas, terminará sumando capítulos de conflicto entre los líderes más importantes de la nación. Este lunes, el primer ministro Mohammed Hussein Roble apuntó contra el presidente Mohamed Abdullahi Farmaajo, a quien acusó de intentar “interrumpir” los comicios e “intentar mantenerse en su cargo de manera ilegal”.

En una rueda de prensa desarrollada en Mogadiscio, Roble también llamó a las Fuerzas Armadas “a responder directamente ante el Gobierno”. “Tomaré medidas inmediatas contra cualquiera que se oponga a esta orden”, añadió.

Esto sucedió horas después de que el mandatario le suspendiera sus poderes de forma extraordinaria hasta que se complete una investigación en su contra por sospechas de corrupción que le imputan por robar tierras del Ejército Nacional de Somalia (SNA) y de obstruir una investigación del Ministerio de Defensa. En se mismo anuncio también destituyó al comandante de las fuerzas marinas, el general Abdihamid Mohamed Dirir.

En un fluido ida y vuelta a través de las redes sociales, la oficina de Roble manifestó en Twitter que las decisiones de Farmaajo son “un intento fallido para apoderarse militarmente” del espacio del primer ministro y “una violación de la Constitución”. Por último, aseveró que el Jefe de Estado invirtió “tiempo, energía y finanzas” en boicotear las elecciones nacionales y “descarrilando el proceso electoral”.

Por su parte, la Presidencia calificó a Roble como “una seria amenaza para el proceso electoral”, alegando también que el primer ministro se “extralimitaba” en su mandato. Posterior al anuncio de Farmaajo, militares se movilizaron por la capital tratando de impedirle a Roble que accediera a sus oficinas de Villa Somalia, la residencia oficial.

Mediante comunicados, también por Twitter, las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido instaron a “los líderes” a “reducir tensiones” en Mogadiscio y tomar medidas inmediatas “para no realizar acciones provocativas y evitar la violencia”.

Elecciones incompletas

La etapa de Farmaajo tenía como fecha de vencimiento el último 8 de febrero, pero existieron intentos serios de prorrogarlo por dos años más, algo que fue rechazado por el Senado luego de haber superado la aprobación de la Cámara baja.

Este contexto generó, en abril, enfrentamientos armados entre distintas facciones del Ejército entre quienes estaban a favor y en contra de estirar el mandato de Farmaajo, dejando al menos 13 muertos y 22 heridos.

A finales de ese mes, el mandatario desistió de sus intenciones de prolongarse en el poder y nombró a Roble como responsable de la preparación y el desarrollo de las elecciones. Las presidenciales estaban pautadas para el pasado 10 de octubre, pero no pudieron llevarse a cabo por desacuerdos políticos entre las partes.

Luego del inicio de los comicios parlamentarios el 1 de noviembre, solamente 24 de los 275 miembros de la Cámara Baja fueron elegidos luego de que la fecha límite, el 24 de diciembre, fuera superada. En cambio, los 54 senadores de la Cámara Alta ya fueron designados por las diferentes provincias que componen Somalia.

Este conflicto interno distrae respecto a severas amenazas que habitan en el país, como la lucha contra el grupo yihadista Al-Shabab, que se posicionó en áreas rurales del centro y sur del territorio.

Con EFE Y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente