Se confirma como violencia vicaria el asesinato de la niña de Lavapiés en fin de año

·6 min de lectura
Un cámara de televisión toma imágenes del edificio residencial en el que la Policía halló el cadáver de una niña de tres años y de su padre. El hombre la mató presuntamente a ella y después se suicidó.  (Photo: EFE/ Fernando Alvarado)
Un cámara de televisión toma imágenes del edificio residencial en el que la Policía halló el cadáver de una niña de tres años y de su padre. El hombre la mató presuntamente a ella y después se suicidó. (Photo: EFE/ Fernando Alvarado)

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Igualdad, ha confirmado el asesinato machista de una niña de 3 años en Madrid el pasado 30 de diciembre a manos de su padre. No existían denuncias previas por violencia de género de la madre contra el padre.

Con esta última confirmación, se eleva a siete el número de menores asesinados por violencia de género en el año 2021 ―dos de ellos en la Comunidad de Madrid―, lo que supone más del doble que los registrados en 2020. En total, 46 menores han sido asesinados por esta causa en España desde 2013, cuando se empezó a contabilizar esta forma de violencia machista.

La menor de 3 años fue hallada muerta en Madrid en la noche del 30 de diciembre junto a su padre, de 47 años, en un domicilio en la calle Amparo, en el barrio de Lavapiés.

La madre de la niña se había puesto en contacto a las 21:15 horas de ese jueves con la Policía tras no poder comunicarse con el padre. Una vez llegaron los agentes entraron en el domicilio y solo pudieron confirmar los cuerpos sin vida.

El presunto asesino trabajaba como fotógrafo en el centro sociocultural La Casa Encendida, ubicado cerca de su domicilio. El centro ha comunicado este lunes a través de Twitter que, como señal de duelo, La Casa Encendida permanecerá cerrada el martes, miércoles y jueves 4, 5 y 6 de enero.

Los trabajadores —todavía con “estupor”— han expresado su repulsa ante el asesinato de la niña y han dado su apoyo a la madre.

“La violencia machista y vicaria es transversal, es una desgracia para todos. Este es un crimen también contra la sociedad, contra todas las mujeres y sus hijos e hijas y así lo denunciamos”, escriben, y llaman a toda la sociedad “a actuar desde lo personal y lo colectivo, día a día”, para que casos como este no vuelvan a repetirse.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha pronunciado sobre este caso hace unos minutos en su perfil de Twitter, condenando el asesinato y enviando su “cariño” a la familia de la pequeña. Sánchez describe la violencia vicaria —“matar a su hija para hacer el mayor daño a la madre”— como la cara “más cruel” de la violencia machista.

Qué es la violencia vicaria

Por su parte, también a través de su cuenta de Twitter, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha definido la violencia vicaria, la que se ejerce contra los hijos para hacer daño a la mujer víctima, como “una de las formas más crueles contra las mujeres”. “Es una obligación del Estado desplegar todas las herramientas para erradicarla. Todo el apoyo institucional para la madre y la familia”, ha subrayado.

La definición de violencia vicaria ya está recogida en el objeto de la Ley Integral contra la Violencia de Género como aquella que se ejerce con el objetivo de causar perjuicio o daño a las mujeres a través de sus familiares o allegados de las víctimas y, especialmente, a través de sus hijos. Sin embargo, su denominación específica como ‘violencia vicaria’ en la misma norma será uno de los objetivos de los socios de Gobierno para este 2022 porque, según argumentan, así lo mandata el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

La enmienda de PSOE y Unidas Podemos introduce ahora esta expresión acuñada en 2012 por la psicóloga Sonia Vaccaro y que ha calado en la población española, sobre todo, desde el asesinato de Olivia y Anna, las menores que desaparecieron en Tenerife el pasado mes de abril después de que su padre, Tomás Gimeno, dijera a su expareja y madre de las niñas que nunca las volvería a ver.

Del mismo modo, PSOE y Unidas Podemos proponen con su enmienda que jueces, fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado reciban unos cursos específicos sobre igualdad y violencia de género, teniendo en cuenta “la violencia vicaria”. También plantean que los protocolos de los servicios forenses para actuar en casos de violencia de género presten atención a este tipo de violencia.

Por su parte, Unidas Podemos ha registrado una enmienda en solitario que modifica el objeto de la Ley y, entre otros aspectos, señala que la violencia que, con el objetivo de causar perjuicio o daño a las mujeres, se ejerza sobre sus familiares o allegados de las víctimas, ya recogida en la norma, es “violencia vicaria”.

El año pasado se han registrado además un total de 43 mujeres asesinadas por violencia machista, siete de ellas en la región madrileña, que han dejado además un total de 30 menores huérfanos y constituye la cifra más baja desde que hay registros en 2003. En todo caso, la cifra total desde ese año se eleva a 1.125 mujeres asesinadas por esta lacra.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente