Conductores de Uber pierden nueva batalla en California para ser considerados empleados

·2 min de lectura
Imagen de archivo hecha con zoom panorámico, muestra un logotipo de Uber fuera de la sede de la compañía en San Francisco, California, el 8 de mayo de 2019.

La Corte Suprema de California rechazó el miércoles recibir la demanda con la que los conductores de Uber pretendían forzar a que este estado rechazara la ley que les ratifica como trabajadores independientes y no asalariados, aprobada por referéndum en noviembre.

Los demandantes esperaban argumentar que la legislación conocida como "Proposition 22" violaba la Constitución del estado al limitar su capacidad para facilitar que los trabajadores se organicen entre ellos y excluyendo a los conductores de las ventajas sociales a las que deberían tener derecho como empleados.

Los choferes de plataformas como Uber y Lyft, su competidor estadounidense, están divididos entre quienes quieren ser considerados como empleados y los que prefieren conservar la flexibilidad actual.

"Estamos decepcionados", reaccionó Hector Castellanos, uno de los demandantes, en el comunicado de un sindicato. "Pero no nos desanimamos en nuestra lucha por obtener ingresos suficientes para vivir y derechos básicos", agregó.

California había votado en 2019 la ley "AB5", que entró en vigor en 2020. Esta insta a las empresas de la "gig economy" (economía colaborativa) a considerar a sus trabajadores independientes como empleados, y a darles las ventajas sociales derivadas (seguro de desempleo y enfermedad, etc).

Pero Uber y Lyft, además de otros servicios que funcionan con el mismo modelo, rechazaron obedecer. Y, pese a que perdieron la batalla en la corte de apelaciones el pasado octubre, obtuvieron una suspensión hasta el voto de los electores el 3 de noviembre.

Los californianos decidieron entonces y optaron por respaldar la "Proposition 22", con un 58% de los apoyos favorables al compromiso propuesto por las compañías.

Jim Pyatt, un jubilado que conduce para Uber, se dijo agradecido por la negativa de la Corte Suprema, según el comunicado de una asociación a favor de la ley.

"Esperamos que esto envíe una señal a los grupos que tratan de ir contra la voluntad de los electores, que se posicionaron en gran mayoría junto a los conductores para aprobar la Proposition 22".

Según este texto, los conductores californianos conservan su estatus como independientes, pero se benefician de la flexibilidad de los horarios y de algunas compensaciones: un ingreso mínimo garantizado, la contribución a un seguro de salud y otros seguros, en función de la cantidad de horas trabajadas por semana.

Un mal menor para los dos líderes del sector los vehículos con conductor (VTC): conceder ventajas financieras sigue siendo menos costoso que contratar.

juj/iba/rs/lda