Condenan a un policía nacional por usar bases de datos policiales para espiar a su expareja

Redacción El HuffPost

Un agente de Policía Nacional de Alcalá de Henares (Madrid), ha sido condenado a tres años de prisión por usar las bases de datos policiales para espiar a su expareja, también agente del cuerpo, según informa la Cadena Ser este miércoles.

El condenado trataba de ver en qué hoteles se hospedaba la víctima, la hostigaba y le enviaba cientos de mensajes al móvil. El policía, que ha recurrido la sentencia, según han explicado fuentes del caso a la Cadena Ser, sigue trabajando en la misma comisaría que la víctima, pero en distintos departamentos. Tiene una orden de alejamiento a 500 metros de ella.

La vigilancia duró 9 meses entre 2016 y 2017. Estaban separados y tenían un hijo en común. La mujer denunció los hechos cuando recibió una "insufrible presión", ya que el acusado realizó hasta 37 búsquedas.

La sentencia le impone tres años de prisión y una multa de 3.600 euros, además de seis años de inhabilitación y una orden de alejamiento.

Sigue leyendo en El HuffPost