Condena a un supremacista blanco a leer a Austen, Shakespeare, Hardy y Dickens

·2 min de lectura

A Ben John, un joven británico de 21 años, las autoridades le tenían bajo el radar desde hace algunos años por sus contactos con la ideología nazi y su actividad virtual. Ahora, un juez, tras escuchar a todas las partes implicadas en el caso, ha tomado la decisión de darle una segunda oportunidad. En lugar de la cárcel o cualquier otra condena, le ha impuesto leer a los clásicos de la literatura británica. Esa es la sentencia que ha emitido, como recoge el medio local Leicester Mercury.

El juez ha condenado a un joven supremacista blanco a leer a los clásicos británicos. (Foto: Getty Images)
El juez ha condenado a un joven supremacista blanco a leer a los clásicos británicos. (Foto: Getty Images)

Cuando tenía 18 años, Jonh, que es exalumno de la Universidad De Montfort, ya había sido identificado como alguien con riesgo de cometer actos violentos y le habían incluido en un programa llamado Prevent dedicado a hacer seguimiento de potenciales amenazas y "evitar que las personas se vean atraídas por el terrorismo". Sin embargo, lejos de recudir su actividad y su radicalización, esta ha ido aumentado con los años.

Detectaron que se había descargado documentos calificados como “repelentes” además de un manual en el que figuraban instrucciones detalladas para fabricar bombas. Entre sus lecturas se encontraban textos relacionados con los nazis y su ideología y era el autor de una carta contra homosexuales, migrantes y liberales.

En un juicio que tuvo lugar a mediado de agosto, el jurado le declaró culpable de posesión de información útil para prepara un ataque terrorista. Un delito por el que se pueden imponer penas de hasta 15 años de prisión.

Sin embargo, en su sentencia, el juez Spencer decidió que había tiempo para reconducir a John al considerar que lo suyo habría sido un caso aislado y, probablemente, “un acto de locura adolescente”. Por eso se mostró benevolente con el acusado, al que dijo que era “una persona solitaria con pocos amigos verdaderos, si es que hay alguno”.

En su valoración también apuntó a que el juzgado era un joven “altamente susceptible” de ser reclutado por otras personas más dispuestas a actuar que él. Finalmente, tras considerar que no había causado daño y conseguir de John la promesa de apartarse del camino nazi, optó por condenarle a leer a los clásicos, entre los que ha incluido a grandes autores como Jane Austen, William Shakespeare, Thomas Hardy y Charles Dickens.

Para demostrar que está cumpliendo la condena impuesta, el joven tendrá que recurrir de manera regular al tribunal para que el juez pueda comprobar que, efectivamente, ha cambiado lecturas de ideología de extrema derecha por obras como Orgullo y Prejuicio, Hamlet, Lejos del mundanal ruido e Historia de dos ciudades, por ejemplo.

EN VÍDEO | Francia absuelve a Josu Ternera porque al final actuó por la pacificación

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente