La condena a Bárcenas y al PP retrata las mentiras del juicio

·3 min de lectura
Los expresidentes del Gobierno y del PP José María Aznar y Mariano Rajoy (Photo credit should read DANI POZO/AFP via Getty Images)
Los expresidentes del Gobierno y del PP José María Aznar y Mariano Rajoy (Photo credit should read DANI POZO/AFP via Getty Images)

La Audiencia Nacional ha condenado a Luis Bárcenas y al PP por la caja B del partido. La sentencia se centra en el pago de 1.072.000 euros a la empresa Unifica por las obras realizadas en la sede de la calle de Génova "al margen de la facturación y la contabilidad oficial y no declarados a la Hacienda pública". Se trata de la segunda sentencia en poco tiempo contra el PP después de que ya fuera condenado en firme por lucrarse con la trama corrupta de la Gürtel. Dos hechos que demuestran que la corrupción figura en el ADN del PP y que lastran la supuesta refundación emprendida por su líder, Pablo Casado, lleva años prometiendo pero que no llega a concretarse. Y no lo por el hecho de que siguen operando desde el edificio de Génova, aunque prometieron hace casi un año que se iban a mudar. Sino porque muchas de las manos manchadas por corrupción siguen meciendo la formación.

Si algo ha probado la sentencia conocida hoy es que toda la defensa del PP en el juicio fue una farsa. Un teatro en el que participaron, por cierto, los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy, y los ex secretarios generales María Dolores de Cospedal, Ángel Acebes, Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos. Todos ellos negaron la caja B del partido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Cada uno a su manera, pero quienes lideraron el partido durante tres décadas, negaron haber conocido la existencia de una contabilidad paralela en el partido y haber recibido los supuestos pagos que figuran en los papeles de Bárcenas. Todos ellos negaron en sus respectivas comparecencias la veracidad de la contabilidad paralela que el extesorero llevaba de su puño y letra y que hoy ha quedado probada. Rajoy señaló que "La caja B no existe. No hay nadie, ni una sola persona en el partido, que hablara de la caja B", apuntó en la misma línea que el resto de testigos. Declaraciones que ahora deberían abochornar a sus emisores.

Negaron los cargos y normalizaron la forma en la que procedieron durante casi 30 años sosteniendo que era legal. Pero de normal nada. Como tampoco sonó natural que todos ellos compartieran la misma línea de defensa. Algo que deja entrever la sentencia porque el tribunal ha decidido aplicar la atenuante de confesión al extesorero Bárcenas al haber quedado acreditada su "colaboración real, activa y eficaz" para el esclarecimiento de los hechos y sus autores.

Además, cabe recordar un detalle bastante importante. La antigua plana mayor del PP de los Rajoy, Aznar, Arenas, Cospedal... declararon como testigos. Y los testigos deben responder a todas las partes y, aquí viene lo relevante, están obligados a decir la verdad.

La sentencia da por acreditada la contabilidad paralela y los papeles de Bárcenas. Tal vez ahora los jueces saquen tiempo para ver quiénes son los enigmáticos M. Rajoy o J.M., entre otros. Siglas que aparecen en los papeles de Bárcenas y que, casualmente, encajan con personalidades que acaban de participar en la convención nacional del PP. Lo que demostraría que la regeneración de Pablo Casado se ha quedado a medias.

En vídeo | Rajoy y "la puta cinta"

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente