La conciencia sobre desperdicio y salud modera la compra de alimentos en Navidad

Aspecto que presenta un puesto de venta de pescado en el mercado del Ensanche de Pamplona, en estas fiestas de Navidad. EFE/ Jesús Diges

Madrid, 10 ene (EFE).- La creciente preocupación por mantener unos hábitos alimentarios saludables y evitar el desperdicio de comida son dos factores que han influido en un consumo más moderado de alimentos y bebidas esta Navidad, época en la que las ventas repuntaron, aunque de forma leve.

Las principales asociaciones de supermercados e hipermercados coinciden a la hora de apuntar a un crecimiento ligero de sus ventas en esta campaña, que se alarga desde finales de noviembre hasta principios de enero, y recuerdan que con un volumen de población estable como es el caso de España los incrementos se producen vía precio.

Los datos de la consultora Nielsen constatan la tendencia: el gasto en la cesta de la compra ha crecido apenas un 0,2 % respecto a la campaña navideña del año anterior, aunque sus cifras no incluyen Nochevieja y Reyes, por lo que es previsible que la cifra pueda elevarse unas décimas.

Desde Nielsen recuerdan que ya en noviembre detectaron que las ventas "se mantenían planas", lo que ya presagiaba una campaña con menos crecimiento; sólo en Navidades los españoles se gastan en torno a 2.500 millones de euros, según sus cálculos.

La leve subida de ventas en valor se explica, de acuerdo con las estadísticas que maneja la consultora, por los frescos, que tienen un precio sensiblemente superior al habitual.

El encarecimiento de la carne y el pescado -en este último caso debido en parte a la falta de oferta por los temporales- han provocado un descenso de las compras de estos productos, en contraste con las subidas de la charcutería, la fruta y la verdura.

También es llamativa la caída en valor de las ventas de bebidas alcohólicas, espumosos y vinos, así como de los patés.

"Esta Navidad, en cuanto a volumen de consumo, se ha mantenido en niveles parecidos a años anteriores", ha corroborado un portavoz de la patronal Asedas, que agrupa a Mercadona, DIA, a las centrales de compras IFA y Euromadi, y a una decena de cadenas de supermercados regionales.

En las tiendas de estos grupos de distribución se ha notado "una mayor concienciación del consumidor en cuando a la racionalización de la compra", lo que vinculan con la mayor preocupación por la lucha contra el desperdicio alimentario y por mantener unos hábitos de vida saludables.

Desde ACES, entidad que representa a los supermercados Carrefour, Auchan Retail (Alcampo), Supercor y Supercor Exprés (El Corte Inglés), Eroski y Lidl, han señalado que las fechas navideñas se han cerrado "conforme a las previsiones".

"En alimentación no hay grandes sorpresas", ha subrayado a Efeagro su presidente, Aurelio del Pino, quien ha incidido en que comparar un año con otro no es fácil debido a que el consumo está muy condicionado en esa época del año por cómo caen los festivos.

En términos generales, ACES detecta que en España se están consolidando algunas tendencias de forma clara, como el auge de los productos ecológicos y los de proximidad, que son valorados por un consumidor pese a que en ocasiones su precio también es mayor.

Frente a una Navidad moderada y sin excesos en el gasto, algunas compañías hablan de una campaña "récord", como es el caso de la catalana Bonpreu, que apunta a un incremento de las ventas del 12 % gracias a su apuesta por los frescos y los llamados "alimentos de kilómetro cero".

En esta misma línea, el gigante del comercio electrónico Amazon aseguró esta semana que su negocio en el segmento de alimentación en España se disparó durante las últimas fechas del 2019: el número de clientes del servicio "Prime" -que permite entregas ultrarrápidas- aumentó en más de un 80 % y vendieron "decenas de millones de artículos", más del doble que un año antes.

Oscar Tomasi