Los concesionarios perdieron 8.000 trabajadores en 2020 y prevén más recortes

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 15 feb (EFE).- La red oficial de concesionarios perdió 8.075 puestos de trabajo en 2020, debido fundamentalmente a la irrupción de la pandemia en marzo de ese año, y prevé reducir aún más sus plantillas en 2021, según datos de la patronal Faconauto.

La patronal de concesionarios ha presentado este lunes en rueda de prensa los resultados del año 2020, año en que la facturación del sector cayó un 19 % hasta los 35.895 millones de euros.

Por áreas, la que más sufrió fue la del vehículo nuevo, con una caída de facturación del 19,8 %, seguida de la posventa (-18,8 %) y el vehículo usado (-14,7 %).

El director de Faconauto, Gerardo Pérez, ha destacado el dato de la rentabilidad media de los concesionarios, que se situó en el 1,2 %. No obstante, el 49 % de la red no consiguió superar el 0,5 %.

En cuanto al empleo, tras perder más de 8.000 puestos de trabajo en 2020, el 64 % de los concesionarios calcula que aún podrían verse obligados a reducir más su plantilla. El 20 % de la red incluso cree que podría despedir al 10 % del total, según un sondeo realizado por la patronal.

Sin embargo, Faconauto confía que en que su mercado crezca un 18 % hasta superar el millón de unidades vendidas en 2021, en el escenario más optimista. En el más pesimista, cerrarían el año con 900.000 ventas.

En cualquier caso, la recuperación total del sector no llegará hasta 2022, cuando se volverán a alcanzar los 1,2 millones de vehículos matriculados, siempre según sus previsiones.

RECLAMAN MEDIDAS

Para conseguir reactivar el mercado, desde Faconauto han destacado la necesidad de una vacunación rápida y lo más efectiva posible, e impulsar con urgencia la renovación del parque automovilístico español. Para esto último, piden que se reactive el Plan Renove para lanzar un Renove 2021, que se podría acompañar con un plan de achatarramiento sin compra.

Además, reclama una revisión de la fiscalidad. En concreto, una rebaja fiscal a los vehículos electrificados y eléctricos, así como la eliminación del impuesto de matriculación, "que se debería quedar en un impuesto medioambiental que iría ligado a las emisiones".

De carácter autonómico y estatal, este impuesto medioambiental penalizaría, según Pérez, la antigüedad de los coches, ya que se gravaría según las emisiones de CO2 en cuota anual.

Además, propone el mantenimiento del impuesto de circulación, pero bonificando al 100 % los vehículos con etiqueta cero.

Faconauto también ha solicitado reformas normativas que doten al sector de seguridad jurídica que favorezca las inversiones destinadas a una transformación más profunda. Según sus datos, el 81 % de los concesionarios cree que la inseguridad ha impactado negativamente en sus resultados de 2020.

FONDOS EUROPEOS

Para tratar de atraer fondos europeos, Faconauto ha coordinado la presentación de dos manifestaciones de interés (MDIs) al Ministerio de Industria.

Las propuestas quieren movilizar 500 millones en los próximos tres años con el objetivo de desarrollar "un innovador concepto de concesionario del futuro que lo posicione como un actor clave en la electrificación del parque y como proveedor de nuevas soluciones de movilidad, contribuyendo a la transformación de la cadena de valor del sector en un entorno sostenible y digital".

(c) Agencia EFE