Con Franco se vivía mejor #Cassandra

EFE

Sí, con Franco se vivía mejor. Pero no maten al mensajero -ups, lo mismo la Fiscalía intuye en esta frase un chiste punible-. Se trata del sentir generalizado hoy en buena parte del país tras conocerse que en pleno 2017 la Audiencia Nacional ha condenado a un año de cárcel a la tuitera Cassandra por los tuits sobre Carrero Blanco.

Entre los comentarios que han motivado la sentencia condenatoria, “Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella” o “¿Carrero Blanco también regresó al futuro con su coche?”.

Sí, repetimos. Se ha condenado a prisión a una joven murciana de 21 años por una broma sobre un atentado ocurrido antes incluso de que ella naciera. Pero para la Audiencia este argumento no es válido porque “la lacra del terrorismo persiste, aunque con menor intensidad, y las víctimas del terrorismo constituyen una realidad incuestionable, que merecen respeto y consideración, con independencia del momento en que se perpetró el sangriento atentado”.

El tribunal considera que suponen “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” y la condena por humillación a las víctimas. Una ristra de delitos más larga que la que en 1974 -pleno franquismo- la Justicia española dictaminaba por injuriar a Carrero Blanco. Siguiendo la tendencia, cada año que pase de la muerte del exalmirante mayor será la condena para quien haga bromas al respecto.


La prueba, que ven justo sobre estas líneas, la ha aportado AlOtr…#SOSEstiba en la misma red social.
Sí, de acuerdo, la joven Cassandra no entrará en ningún centro penitenciario por no exceder de dos años -la sentencia-. Pero los daños colaterales son aún mayores. Ella misma los ha enumerado en su cuenta: “No sólo me quedo con antecedentes, me han quitado el derecho a beca y destrozado mi proyecto de ser docente. Me han arruinado la vida”.

La sentencia ha provocado una ola conocida como ‘el efecto Streisand’ -se produce cuando alguien o una institución intenta silenciar una información (vídeo, foto, tuit) y consigue el efecto contrario- por el que miles de tuiteros han replicado en su muro un montaje con los tuits condenatorios de Cassandra seguidos de este texto: Bromear no es delito y España no es una dictadura. Si esto te lleva a la Audiencia Nacional, que me lleven a mí también junto a #Cassandra.


Si esto sigue así será fácil acabar con el paro porque habrá que construir unas cuantas cárceles nuevas en España para poder poner entre rejas a quienes realicen comentarios similares. Incluidos miembros del partido que gobierna en España como cuando el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, señaló que “esto de estar todos los días con los muertos para arriba y para abajo” es el “entretenimiento de algunos”.


Ah no, que la Fiscalía en ese caso no vio delito alguno. Ni cuando el periodista Federico Jiménez Losantos señaló “Veo a los de Podemos y si llevo arma disparo”. Lo que se juzga es lo que afecta al franquismo. Al parecer, un periodo de la historia a proteger. Las víctimas del franquismo ‘ya tal’.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines