Con el EI derrotado, los yazidíes de Irak abren un nuevo templo

1 / 3
Un grupo de yazidíes inauguran un nuevo templo el 12 de enero de 2018 en la ciudad iraquí de Bashiqa

La minoría yazidí, perseguida por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en el norte Irak, abrió el viernes un nuevo templo, cuando los extremistas han sido derrotados en el país.

A los pies de las cúpulas cónicas de piedra pulida, un centenar de yazidíes, entre ellos hombres vestidos con la túnica tradicional árabe y mujeres con un velo blanco alrededor de la cara, se apresuraba el viernes para rezar y abrazar a este nuevo lugar de culto.

El nuevo templo fue construido sobre otro destruido con explosivos en 2014 por los yihadistas.

Los yazidíes, de habla kurda y adeptos a una religión esotérica monoteísta, fueron especialmente perseguidos por el EI, que ocupó en 2014 grandes zonas de Irak y que les consideraba "heréticos".

Según el ministerio de Asuntos Religiosos de la región autónoma del Kurdistán iraquí, más de 6.400 yazidíes fueron secuestrados en 2014 por el grupo extremista.

De este total, unos 3.200 fueron rescatados o lograron huir. El destino de los demás, entre ellos muchas mujeres y chicas jóvenes que fueron reducidas a esclavas sexuales, se desconoce, cuando el EI ya ha perdido la casi totalidad de los territorios que había conquistado en Irak y que muchos de sus miembros huyeron, principalmente a la vecina Siria.

Los yihadistas también mataron a miles de yazidíes.

En la región de Bashiqa, a una quincena de kilómetros al este de Mosul, la segunda ciudad de Irak, "esta ceremonia muestra que la vida ha vuelto", se entusiasma Jihan Sinan, de 21 años.

A su alrededor, las familias posan para fotos de recuerdo, mientras se distribuyen platos tradicionales, y un grupo de bailarines danza al ritmo de la flauta tradicional.

Según responsables de esta comunidad, el EI destruyó 68 templos, de los cuales una veintena fueron desde entonces restaurados o reconstruidos en esta región.

El dignatario religioso Ali Rashuakari, de 72 años, hizo un llamado "a la comunidad internacional para reconstruir los templos y las regiones yazidíes".

La población yazidí, que contaba con 550.000 miembros en Irak antes de la entrada de los yihadistas en 2014, se encuentra ahora desperdigada.

Según el ministro de Asuntos Religiosos del Kurdistán iraquí, 100.000 yazidíes salieron del país, y otros se refugiaron principalmente en la región autónoma.

La misma fuente aseguró que 47 fosas comunes fueron descubiertas.

De acuerdo con la ONU, miles de mujeres y adolescentes, en particular aquellas de la minoría yazidí, sufrieron horribles abusos en las zonas controladas por el EI, como violaciones, secuestros, esclavitud y tratamientos inhumanos.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines