Comunidades del PP y PSOE discrepan en relajar el déficit a cambio del IVA

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

Madrid, 7 feb (EFE).- Las comunidades del PP han mostrado su disconformidad con la oferta de Hacienda de compensar el impago de 2.500 millones de liquidación del IVA de 2017 con una relajación de la senda del déficit, mientras que las socialistas la han aceptado a regañadientes y han considerado que se trata de "un parche".

Así lo han expresado las comunidades al término del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde la ministra María Jesús Montero les ha ofrecido como "medida paliativa" suavizar el objetivo de déficit ante la "imposibilidad" de devolver el IVA.

En concreto, la oferta del Gobierno pasa por fijar para 2020 un objetivo de déficit del 0,2 por ciento del PIB, del 0,1 por ciento para 2021 y equilibrio presupuestario para 2022 y 2023, al tiempo que las comunidades podrán acogerse a un mecanismo extra del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a un cero por ciento de interés.

Precisamente, esta medida ha sido criticada por varias comunidades socialistas que la han visto como un "parche y un préstamo" que solo supone, opinan, más deuda.

Así, el consejero socialista de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz, ha acogido la flexibilización del déficit con satisfacción ya que permitirá alcanzar el equilibrio presupuestario "de manera suave" pero ha considerado "absurdo" que el Estado compense el dinero que debe a las autonomías "con un préstamo" que finalmente incrementará el nivel de endeudamiento.

Este consejero no ha descartado, en línea con las comunidades del PP, emprender acciones en los tribunales para la devolución del IVA, tal y como ya ha anunciado el Ejecutivo autonómico.

También para la consejera Pilar Blanco-Morales (Extremadura), la polémica de la liquidación del IVA de 2017 es un "parche" a falta de recursos suficientes para ejercer las competencias que asumen las comunidades y que son las del Estado de bienestar.

En la misma línea la consejera de Baleares Rosario Sánchez Grau ha reprochado a Hacienda la medida, igual que el consejero valenciano Vicent Soler, que ha recibido bien la propuesta y, aunque ve que no es "la mejor", sí "la que tiene más imaginación".

Para compensar, ha dicho, "las políticas austericidas" de la legislatura de Mariano Rajoy.

Todas las comunidades socialistas han urgido al Gobierno a la reforma de la financiación autonómica. Reforma a la que se ha comprometido la ministra Montero.

Las comunidades del PP, que ya habían avanzado estos días su descontento con el impago del IVA, han rechazado la propuesta en el Consejo celebrado esta tarde.

En concreto, el consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha explicado que la solución aportada por la ministra le parece insuficiente porque "no se trata de tener menos deuda sino de tener más liquidez".

Desde Galicia, el consejero de Hacienda, Valeriano Martínez, se ha sumado a las críticas, igual que Juan Bravo, responsable de Hacienda de Andalucía, a quien tampoco le convence la propuesta del Ministerio, y la ha calificado de "préstamo" que perjudicará a la comunidad.

Por su parte, Cataluña, que ha enviado a la secretaria de Economía de la Generalitat catalana, Natàlia Mas, en lugar de al consejero y vicepresidente, Pere Aragonès, ha tildado la medida de "deshonesta" y ha considerado que la negativa del Gobierno de liquidar la deuda pendiente pone en riesgo partidas destinadas a servicios sociales como la dependencia