Comunidad asiática en EEUU agitada con política migratoria de Trump

Por Jocelyne ZABLIT
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión en la Casa Blanca en Washington, DC, el 29 de marzo de 2017

El debate sobre las polémicas políticas migratorias del presidente Donald Trump se ha enfocado casi en su totalidad en la comunidad latina, mientras grupos como el asiático son ignorados en el discurso.

De los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, 80% provienen de México u otros países de América Latina. Pero el segundo mayor grupo -1,5 millones- son de Asia, según cifras oficiales.

La mayoría provienen de China, India, Filipinas y Corea del Sur, representando el grupo que más crece entre los inmigrantes ilegales desde 2000, señaló el centro de investigación Pew Research Center y el Migration Policy Institute.

El número de indocumentados de India, por ejemplo, creció de 130.000 en 2009 a un estimado de medio millón en 2014, destacó Pew.

Y aún así, los asiáticos han sido pasados por alto en el actual debate sobre migración ilegal, que ha sido abordado por el gobierno Trump como un tema "mexicano" que puede ser atacado con la construcción de un muro en la frontera.

"Los asiáticos en Estados Unidos no han recibido el mismo foco que la gente de México y América Latina", explicó Stephen Yale-Loehr, un abogado de inmigración y profesor de la escuela de derecho de Cornell.

"Puede la verdad es que también están preocupados, como todos los demás, por las políticas reforzadas" de migración, añadió.

Joon Bang, director ejecutivo de la coalición coreano-estadounidense en Los Ángeles, dijo que desde la elección de Trump en noviembre, ha visto cómo el miedo entre la comunidad coreana ha escalado ante la postura del gobierno de Trump sobre el tema migratorio.

"Para darle una idea, normalmente recibimos 60 llamadas al mes sobre temas migratorios y desde que Trump fue electo tenemos un promedio de 150 llamadas mensuales", indicó Bang.

"Está todo relacionado con el miedo, desde la gente sin papeles, hasta aquellos que tienen visa y están en el proceso de aplicar a la nacionalidad".

Es tanto el temor, dijo Bang, que una mujer coreana que sufrió de violencia doméstica, se rehusó a ir a la policía de Los Angeles a denunciar los hechos por miedo a ser deportada con su familia.

- Bajo perfil -

Mientras muchos de los indocumentados latinos entran a Estados Unidos cruzando la frontera por escabrosas trochas y guiados por peligrosos coyotes, los de Asia llegan por avión con visas de turista o estudiante, y se quedan más tiempo del permitido.

Y a diferencia de muchos inmigrantes de México y Centroamérica, no tienen un pasado de pobreza extrema o de violencia que los haya impulsado a viajar.

Muchos coreanos indocumentados, indicó Bang, se han aprovechado del decreto de la administración precedente de Barack Obama para indocumentados llegados cuando niños (DACA) y para padres de estadounidenses y residentes permanentes (DAPA), que aplaza deportaciones.

Pero estos programas tienen un futuro incierto bajo el gobierno de Trump.

Yale-Loehr señaló que en los últimos meses ha recibido a varios estudiantes indocumentados en Cornell preocupados por su futuro.

"Algunos vienen por una consulta formal sobre inmigración para determinar qué otras vías tienen para legalizar su situación, como el asilo político o casarse con un ciudadano estadounidense, pero a veces vienen solo a ventilarse, hablar sobre lo duro que es y expresar su preocupación sobre si podrán seguir en Cornell", señaló.

Pero en medio de la actual incertidumbre en estos temas migratorios, el consejo que muchas veces da el profesor es mantener un perfil bajo y esperar.

"Muchas veces carecemos de una opción migratoria para ellos y es frustrante porque no tenemos una solución", expresó. "No hay mucho que podamos hacer ahora mismo".

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines