Ahora comprendo a Ofelia y sus salidas infantiles en 'Masterchef'

·3 min de lectura

Por Begoña Mena.- ¿Os habíais dado cuenta de que el comportamiento exagerado de Ofelia no es más que una forma de llamar la atención constantemente? Sí, la concursante del talent de cocina es una adolescente de 29 años, experta en sacar de quicio a sus compañeros, a los fans del programa y hasta a Jordi Cruz, miembro del jurado. Pues creo haber encontrado una explicación a todo esto.

Ofelia en Masterchef 9 (RTVE)
Ofelia en Masterchef 9 (RTVE)

La aspirante de Santiago ha aireado detalles de su vida desde el principio del programa, pero ha sido la expulsión de Amelicius este pasado martes, la que le ha hecho explotar y apuntar directamente a sus traumas del pasado. Hecha un mar de lágrimas, Ofelia sacó a relucir lo importante que era para ella su participación en Masterchef 9 y, muy especialmente, el grupo que había hecho junto con la catalana y con Meri porque, por fin, reconocía, se sentía “integrada” y que formaba parte de algo.

Es lo que tiene Ofelia. Por un lado puede resultar insufrible, pero ante cosas como estas, empiezas a encajar las piezas y hasta entiendes (que no justificas) ciertos comportamientos de la gallega. Para Ofelia, la expulsión de Amelia fue un dramón: “No tengo palabras. Es una persona que genera mucha estabilidad y mucha seguridad. Para mí, sin Amelicius me da la sensación de que estoy perdida”, comentó. Junto a esa confesión, Ofelia explicaba que nunca se había sentido así, en esa comunión, porque había pasado por “siete colegios” y que sus padres nunca habían estado juntos.

No era la primera vez que hacía referencia a la soledad que había sentido durante su infancia y adolescencia y lo rebelde que había sido por las circunstancias que vivió. Ya en el primer programa soltó gran parte de los trapos sucios de su familia:Yo me críe en varios internados pijos y en varios internados normales porque mi padre le puso los cuernos a mi madre con la niñera y como la custodia no iba para ninguno, yo no era muy buena, era como traste, pues dijeron, pues para un internado”.

Por eso, a la concursante le pasó algo increíble cuando su padre, por sorpresa, visitó las cocinas en una prueba de exteriores en Mallorca. Y digo increíble porque Ofelia se quedó sin habla y muy agobiada al verle. Le dijo: “Yo miraba y pensaba igual pasa pero como luego, vienes y te vas”. No se lo esperaba y claro, como había hecho públicas las infidelidades del padre se sintió incómoda y no supo qué hacer. Simplemente se abrazó a él y le dijo que le echaba de menos, pero que se iba a trabajar con sus compañeros.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Antes afirmaba: “Yo llevo desde los 4 años viéndolo muy poco y a día de hoy no me acostumbro, ¿sabes?”, comentó y volvió a su puesto resoplando y con las lágrimas cayéndole por la cara. Siempre que veo a mi padre- añadió la concursante-, luego me quedo como triste. De pequeña lo veía, dos veces al año, lo veía muy poco y despedirme, me costaba”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además, Ofelia, bien por su personalidad o por su necesidad de cariño excesivo, se sobreexpone contando detalles de su vida que luego se vuelven contra ella como que había sido hiperactiva de niña. ¿Recordáis el episodio con la carne de caballo? Ofelia le había contado a Dani que le habían hecho terapia con caballos para tratar esta dolencia y su compañero, al ser el mejor de la prueba, le eligió carne de potro a sabiendas de su relación especial con estos animales. La situación le supuso sufrimiento pero consiguió sobreponerse.

Es insoportable”- dijo María durante el programa este martes pasado ante el asombro del jurado viendo buen rollo entre la de Tomelloso con Ofelia,- pero no tiene maldad. Las salidas de tono de Ofelia, sus sobrerreacciones adolescentes con los invitados famosos y con Jordi Cruz, no tienen justificación en base a la telenovela que ha sido su vida desde niña, pero pueden explicarse en gran parte.

Para Ofelia, la vida en Masterchef está siendo una montaña rusa de emociones y a través de sus revelaciones conseguimos comprender, por qué la concursante tiene ese comportamiento tan excéntrico, infantil y peliculero que la caracteriza.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente