Las compras del pánico en Pekín muestran que la paranoia por el covid ha ido demasiado lejos

Estanterías vacías en los supermercados, carros abarrotados, aglomeraciones a la hora de hacer la compra y miedo a nuevas restricciones. Es el cóctel que se está viviendo en Pekín (China) tras el repunte de casos de coronavirus.

El gigante asiático sigue con su estrategia de cero covid, que se caracteriza por hacer cribados masivos de millones de personas y duras restricciones cuando crecen los contagios. Así está ocurriendo por ejemplo en Shanghái, donde llevan cuatro semanas de confinamiento domiciliario.

A diferencia de Occidente, donde se está intentando convivir con el virus, en China no se le da tregua al coronavirus ni tampoco a sus ciudadanos, que no pueden recuperar su vida normal. Así, ante el simple temor de quedar encerrados en casa durante semanas, los habitantes de Pekín han salido masivamente a adquirir alimentos y recursos.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente