¿Se equivocó Buffett con las aerolíneas? Así se han comportado desde que las vendió

·4 min de lectura
Berkshire Hathaway: sigue en vivo la junta anual de accionistas 2021
Berkshire Hathaway: sigue en vivo la junta anual de accionistas 2021

Warren Buffett tiene una larga historia con las acciones de las aerolíneas. De hecho, una vez bromeó: “Soy Warren y soy un aeroadicto”. Pero los rendimientos espectaculares que ha tenido la industria durante el último año están perfilando una nube oscura sobre la decisión de Berkshire Hathaway (BRK-A, BRK-B) de deshacerse de todas sus acciones de aerolíneas en mayo de 2020, ya que los precios estaban tocando fondo. Berkshire tenía muchas acciones de las cuatro aerolíneas estadounidenses principales desde 2016.

En la reunión anual de accionistas de Berkshire de 2020, Buffett dijo que había destinado entre 7.000 y 8.000 millones de dólares a acumular acciones de Delta Air Lines, United Airlines, American Airlines y Southwest Airline. No habló mucho sobre el precio de venta, pero dijo: “No sacamos nada parecido a 7 u 8 mil millones de dólares”. Esa decisión contribuyó a la pérdida colosal de 50 mil millones de Berkshire en el primer trimestre de 2020.

Una recuperación espectacular

Desde entonces las acciones han despegado. American y Southwest han crecido más del 80 % desde su mínimo del 25 de mayo de 2020, mientras que United y Delta han subido aproximadamente un 70 %. Las ganancias de las cuatro aerolíneas desde el 25 de mayo de 2020 generan resultados aún más espectaculares. United ganó más del 200 % durante ese período y American aumentó un 190 %.

Las peores pérdidas durante el período, que no reflejan necesariamente las pérdidas de Berkshire en las posiciones, fueron palpables. United cayó más del 70 % en su punto más bajo y tanto Delta como American se habían hundido más del 60 %. Una inversión que pierde el 70 % requiere una ganancia del 333 % para volver al punto de equilibrio.

La primera aerolínea que compró Buffett

La primera incursión bursátil de Buffett en las aerolíneas fue con las acciones preferentes de USAir en 1989. Mientras Berkshire ganaba dinero con los dividendos, el propio Buffett se pasaría décadas lamentando la decisión y criticando la naturaleza costosa y las escasas ganancias de la industria.

En la misma entrevista en la que Buffett se identificó a sí mismo como un “aeroadicto”, dijo: “Si un capitalista hubiera estado en Kitty Hawk a inicios de la década de 1900, debería haber disparado a Orville Wright. Le habría ahorrado dinero a su descendencia. Pero, en serio, el negocio de las aerolíneas ha sido extraordinario. Durante el siglo pasado ha consumido capital como casi ningún otro negocio porque parece que la gente siempre vuelve e inyecta dinero fresco. Tiene unos costes fijos enormes, sindicatos fuertes y productos básicos costosos. Esa no es una gran receta para el éxito”.

También te puede interesar:

Warren Buffett, CEO de Berkshire Hathaway. (AP Photo/Nati Harnik)
Warren Buffett, CEO de Berkshire Hathaway. (AP Photo/Nati Harnik)

Sin embargo, en 2016 Berkshire apostó por primera vez a lo grande por la industria. En su carta anual a los accionistas de ese año fiscal, Buffett no abordó la nueva tenencia de acciones de las aerolíneas, a excepción de una broma sobre los accionistas que volaban a la reunión anual.

“Tenga en cuenta que a veces las aerolíneas han subido los precios durante el fin de semana de Berkshire, aunque debo admitir que he desarrollado cierta tolerancia que roza el entusiasmo respecto a esa práctica ahora que Berkshire ha realizado grandes inversiones en las cuatro principales aerolíneas de Estados Unidos”, escribió Buffett.

Cuando finalmente Buffett redujo las pérdidas de Berkshire en 2020, Bill Smead, director de inversiones de Smead Capital Management, escribió una revisión crítica sobre el asunto, pero tuvo cuidado de elogiar el increíble historial de Buffett.

“Somos grandes admiradores de las teorías de Buffett sobre las compañías con bajos requerimientos de capital y la capacidad de entregar efectivo a los propietarios. Por desgracia, hace poco destacó la indexación y no ahuyentó a la gente de las glamorosas acciones tecnológicas actuales que demandan cada vez más capital”, escribió Smead.

Aviones de American y United Airlines en el Aeropuerto Internacional Sky Harbor de Phoenix. (AP Photo/Matt York, File)
Aviones de American y United Airlines en el Aeropuerto Internacional Sky Harbor de Phoenix. (AP Photo/Matt York, File)

De genial a espantoso

En la carta a los accionistas de Berkshire de 2007, Buffett describió tres tipos de compañías que caracterizó como “las excelentes, las buenas y las espantosas”. “Pienso en tres tipos de ‘cuentas de ahorro’. Las excelentes pagan una tasa de interés extraordinariamente alta que aumentará con el paso de los años. Las buenas pagan una tasa de interés atractiva que también se ganará con los depósitos que se añadan. Finalmente, las cuentas espantosas pagan una tasa de interés inadecuada y exigen que sigas añadiendo dinero a pesar de esos resultados decepcionantes”.

Smead sugiere que Buffett debió haber seguido su propio consejo. “Hizo un perfil de negocios ‘espantosos’ utilizando a las aerolíneas como su ejemplo modélico y las describió en la cita inicial de esta carta. Buffett se habría beneficiado si hubiera escuchado a su “yo” de hace 13 años y creemos que su descripción de acciones espantosas debería servirnos para evaluar el mercado actual”.

Un año después, Smead envió un recordatorio para que los inversores se ciñan a sus competencias y dijo a los espectadores de Yahoo Finanzas en una entrevista: “Le recordaron a [Buffett] que debería pertenecer a ‘Aerolíneas Anónimas’. Por cierto, todos tenemos inversores en industrias o sectores en los que probablemente nunca deberíamos involucrarnos”.

VIDEO | El lujo de segunda mano prospera en Asia

Jared Blikre