¿Cómo se atreve un juez a decir que esto no es delito?

·2 min de lectura
¿Cómo se atreve un juez a decir que esto no es delito?

Te graban. Te graban bajándote las bragas y meando. Eres menor de edad, te graban y suben el video a una web porno para que los usuarios se masturben con la visión de tus genitales mientras el autor gana dinero con cada click mientras a ti te vejan una y otra vez. Una violación digital tras otra. 

Y un juez dice que no es delito

Más de un centenar de mujeres gallegas, entre ellas varias menores de edad, llevan dos años luchando para que se identifique y se castigue a las personas que grabaron sus partes íntimas con cámaras ocultas estratégicamente colocadas y difundieron las imágenes en páginas pornográficas de internet. Las cámaras captaron también el rostro de las mujeres, lo que las hace perfectamente identificables para las personas que acceden a las imágenes. Ocurrió en la romería de A Maruxaina en 2019. Alguien puso varias cámaras en un callejón al que tradicionalmente mujeres y hombres siempre van a aliviar sus vejigas debido a la falta de urinarios públicos. Aunque sólo acabaron en las webs, algunas de pago, los videos de las mujeres. 

Y el juez dice que no es delito. 

El magistrado Pablo Muñoz viene a argumentar, en contra del criterio de la Fiscalía, que como las grabaciones se hicieron en la vía pública, las mujeres se lo han buscado. Y que como no se dieron cuenta de lo que pasaba y nadie les puso una navaja en el cuello, “no se aprecia el ánimo tendencial de quebrantar la resistencia física y moral” de las afectadas. Y que busquen solución fuera de las vías penales. 

Damos carta libre, entonces, a que cualquier cabrón pueda grabarnos mientras lo haga en la calle. Las webs pornográficas están llenas de imágenes robadas de mujeres, porque los voyeurs encuentran un pecaminoso placer en masturbarse con videos robados, como si nos estuvieran violando. Lo más habitual es el upskirting, sacar fotografías o videos bajo las faldas femeninas, evidentemente sin el consentimiento de las víctimas. En España, el 'upskirting' es delito y ya se han producido varias condenas, aunque en algunos casos los jueces rebajan la tipificación a una simple falta porque, total, "no se ve la cara de las mujeres". Además, la mayoría de veces la víctima no se da cuenta de que ha sido fotografiada o grabada en vídeo. Las páginas pornográficas que tienen un apartado específico para este tipo de cazadores. Prueben en cualquier buscador. Hay cientos de miles de vídeos así en la red. Eso quiere decir que hay miles, o decenas de miles, de hombres por todo el mundo dedicándose a meternos el móvil bajo las faldas. 

Urge un cambio de ley. Ya. Para que jueces como estos no vuelvan a emitir resoluciones tan vergonzosa como las que acabamos de conocer. 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente