Bajar de peso, hacer ejercicio, comer sano: cómo resetearte para alcanzar las metas con éxito en 2021

Adriana Terán
·7 min de lectura

Después del torbellino de emociones y circunstancias que fue el año 2020, es natural que aún muchas personas observen con desconfianza los meses por venir. El futuro para algunos luce nublado porque de alguna manera no es sencillo soltar todos los acontecimientos que nos demostraron que no tenemos control sobre muchas circunstancias.

Sin embargo, la vida sigue, los días pasan y de nada sirve quedarnos esperando lo peor si aun no ocurre. De hecho, ya pasó el año en el que todo ocurrió, se fue y no volverá, y aunque suena a terapia fácil, es cierto que hay que continuar.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Ante el escenario de incertidumbre, corresponde cuidarnos y protegernos emocionalmente, fortalecernos físicamente y trabajar en todas las áreas de nuestra vida para cultivar el optimismo. De esta manera, vale la pena hacer el esfuerzo de tomarse unos minutos para ver en retrospectiva lo bueno que sí quedó, los logros alcanzados, los nuevos hábitos que ahora disfrutamos. No todo es tan malo y depende de nosotros apreciar lo bueno y consolidar métodos para afrontar el futuro.

En este sentido, consultamos a algunas expertas sobre cuáles son sus recomendaciones básicas para avanzar en este sentido durante este nuevo año.

Cómo resetearnos emocionalmente

La psicólogo clínico Rosa María Fernández Sandoval asegura que al haber sido el 2020 un año tan duro en el que tuvimos que aprender un nuevo estilo de vida y necesariamente a afrontar pérdidas tanto físicas como emocionales, el camino que corresponde para iniciar un nuevo año con optimismo es el autorreconocimiento y el perdón.

“El año pasado tuvimos pérdidas físicas, relacionadas con las personas que partieron incluso antes de tiempo, y pérdidas emocionales, relacionadas con situaciones ideales que estaban planificadas, como graduaciones, matrimonios, viajes, encuentros familiares, posibilidades de mudarse; pérdidas relacionadas con el empleo, los negocios, las empresas… Todo cambió. Cambió la manera de relacionarte con tus amigos, con tu ambiente laboral, la manera de estudiar. Es cierto. Pero no podemos mirar entonces el futuro con desconfianza esperando que no traerá nada bueno porque ahora todo es diferente”, explica la psicólogo y agrega que la mejor manera de resetearnos para empezar con buen pie es con una alta capacidad para el perdón. Sí, leíste bien. El perdón.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Creo que es la virtud de poder perdonarse a sí mismo, perdonar las situaciones que no se dieron como se esperaban, perdonar las circunstancias que generaron pérdidas físicas, perdonar y reconocer que nadie ha tenido el control sobre esta situación, que nadie tiene la culpa de todo lo inesperado que surgió en estos tiempos recientes. Si comenzamos el nuevo año perdonándonos a nosotros mismos, perdonando a quienes nos rodean y al mundo, aseguro que encontraremos una nueva perspectiva que nos permitirá avanzar durante cada día con éxito en todos los aspectos”.

Para la psicólogo, un año no es estático, cambia cada día, de manera que lo que nos ocurre no depende de una fecha sino de nosotros mismos. “Nosotros somos los únicos capaces de forjar nuestro destino, de vivir con plenitud independientemente de las circunstancias que no podemos controlar. Podemos ser más receptivos en aceptar las situaciones que se presenten para aprovecharlas desde una posición constructiva”.

Una vida más saludable, lo primero en la lista de propósitos

La médico Rossana De Jongh Delgado, especialista en nutrición clínica explica que cada comienzo de año se caracteriza por la intención de cumplir metas. El asunto está en que estas metas no siempre están bien definidas. "Para tener éxito en el logro de estas metas y en consecuencia iniciar las primeras semanas del año con buen pie es conveniente analizar qué cosas son más realistas, nos hacen sentir cómodos y hacerlas más específicas. Por ejemplo, en lugar de plantearse perder peso, decidir específicamente bajar cinco kilos, en dos meses y cuál es el plan para lograrlo. Esto es perfectamente posible y luego, al alcanzar la meta, puedes renovar la misma resolución”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La doctora explica que las metas específicas hacen que se mantenga la motivación y que cada resolución luzca alcanzable. “Por ejemplo si se trata de tener una alimentación más saludable podemos ser puntuales en las acciones a seguir. Podemos decir 'quiero prestar atención a lo que como', ‘quiero comenzar a preparar mi propia comida’, ‘quiero comenzar una actividad física que me guste’, estas son metas que van a tener como consecuencia un estilo de vida más saludable, pero debemos ser sinceros y hacerlo todo por nosotros mismos, para tener más energía, no porque nos obligan los cánones de belleza o porque las amigas nos critican, sino porque queremos sentirnos bien”.

La doctora aconseja revisar cuáles son las cosas que nos motivan no solo a comienzos de un nuevo año, sino con frecuencia. “Además estas recomendaciones funcionan no solo para el aspecto nutricional, sino también para otros ámbitos de nuestra vida, por ejemplo nuestro control del estrés, o de la ansiedad, o nuestros hábitos de comportamiento, entre otros”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Es fundamental que para que las intenciones de empezar un año con nuevos propósitos no se queden escritas en un papel, busquemos actividades que se sientan que nos pertenecen, que se parezcan a nosotros y que podamos realizar en corto plazo. “Comenzar el año no es el único momento para empezar algo nuevo, si en enero no asumiste los nuevos planes, no quiere decir que es una derrota, sino que aún no estás listo. Una falla no es fracasar sino la oportunidad de volver a intentar”.

Escribiendo se logra el éxito

Hablando de escribir en un papel, la periodista Ángela Feijóo, experta en escritura creativa y creadora del proyecto Escribir te hace bien, asegura que escribir las metas y propósitos aumenta la posibilidad de alcanzarlos. No se trata de una lista que se repite cada año y que sirve para hacernos reír cuando la encontramos al final de los doce meses para comprobar que no cumplimos ni los tres primeros puntos, sino de hacer tangible la intención de cambiar o mejorar.

Feijóo coincide con De Jongh en que esto ocurre porque la mayoría de las veces nos planteamos objetivos que nos resultan ajenos. “Si nos planteamos metas realistas, alineadas con nuestros valores y que sean realmente significativas, podemos aprovechar el impulso que nos da a casi todos ese olor a nuevo que se respira los primeros días de un año recién estrenado”.

“El 2020 nos dejó muy claro que no tenemos control sobre las circunstancias, y es un hecho que estamos viviendo tiempos de desesperanza, pero la vida debe continuar y para eso necesitamos tener metas e ilusión para alcanzarlas. Se trata de vivir con sentido y fluir con las circunstancias”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Aunque todo suena muy bien, no parece tan fácil materializar estas ideas y evitar que queden en el olvido al cabo de un par de semanas. Por eso, Feijóo ofrece recomendaciones para afrontar el 2021 con la convicción de que todo puede ser mejor. “No hay que demostrar con cifras lo que hemos aprendido desde hace años tomando apuntes en clases o reuniones de trabajo: escribir nos ayuda a tener mayor claridad y a recordar mejor lo que es realmente importante”.

La experta sugiere, entre otras cosas, describir cada meta con el mayor detalle posible, teniendo claro de qué manera esto nos hará más felices o qué impacto positivo tendrá en nuestra vida y en la de las personas que nos rodean. Luego, debemos asegurarnos de que son ideas realistas y que están alineadas con nuestros valores. Además, podemos definir de qué manera lograremos cada meta. Revísalas con frecuencia y haz cambios cuando sea necesario. Compártelas con alguien de confianza, así te comprometes contigo mismo y con otros. Finalmente, celebra los logros y trata de aprender de cada obstáculo.

Limpiar tu entorno

Por último, acomoda tu entorno para un nuevo comienzo. Organizar los espacios donde vives o trabajas y limpiar a profundidad, son acciones que ofrecen un cambio de ánimo inmediato. Asimismo, los espacios virtuales -donde ahora pasamos mucho tiempo- también pueden resetearse. Dedícate a eliminar todo lo que no te aporta nada bueno, lo que te hace perder el tiempo o lo que no te hace sentir bien.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Después de todo, la vida ocurre a cada minuto, en cada detalle y en cada uno de ellos hay oportunidades de aprender y crecer. Hacernos conscientes de los mínimos logros es ser considerados con nosotros mismos, con nuestras emociones, y esto, el cuerpo también lo agradecerá.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

La reinvención tras la pandemia: cuatro tendencias de belleza en 2021

Frutas deshidratadas: ¿son realmente saludables?

La fórmula real para perder peso: lo que tu cuerpo necesita para alcanzar su estado ideal sin extremos

EN VIDEO: Dieta 'keto': coliflor al bacon y crema de queso