Cómo remediar la flacidez del cuello, un efecto de la pérdida de peso del que Adamari López no teme hablar

·6 min de lectura
Adamari López (captura de pantalla: YouTube)
Adamari López (captura de pantalla: YouTube)

El proceso de adelgazamiento de Adamari López ha causado la admiración de sus seguidores. Desde hace más de un año ha estado compartiendo a través de sus redes y espacios el proceso que ha seguido para alcanzar un peso que considera acorde a su estatura y proporciones, pero es solo un reto más con el que ha inspirado a sus fans y seguidores.

Un plan alimenticio en equilibrio con rutinas de ejercicios han sido las claves para que Adamari alcanzara sus metas, sin embargo, no son pocas las publicaciones en las que puede apreciarse el cambio en su cuello, zona de la piel que es implacable al mostrar el paso del tiempo o, como en este caso, las consecuencias de un proceso de adelgazamiento importante.

En una nota de la revista People, se reseña cuando la famosa boricua fue a visitar a su esteticista en busca de una solución para esta zona que ahora le preocupa. "Ese cuello hay que trabajarlo", exclamó en sus historias de Instagram, mientras se tocaba la zona en la camilla de la especialista, quien respondió con sinceridad que no era una tarea fácil que no se soluciona de un día para otro.

“Hay que trabajarlo y lo estamos haciendo, no hemos parado. Hoy voy con la terapia de micro-corriente y después un boost de retinol, antiaging total, una maravilla y uno de los más lujosos que tenemos para pieles maduras”, aseguraba la experta de belleza que la atendía, pero además hay varias opciones disponibles en el mercado para mejorar esta zona. Afortunadamente, la ciencia es generosa en materia de belleza.

El primer paso: la prevención

Así como para iniciar un proceso de adelgazamiento adecuado, saludable y equilibrado nos ponemos en manos de especialistas, para cuidar la piel y preservarla de los cambios bruscos y el envejecimiento prematuro también es aconsejable visitar al especialista que pueda guiarnos y diseñar el plan perfecto.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Las disciplinas médicas pueden complementarse y si nos proponemos un cambio como este, a largo plazo, es excelente idea cubrir todas las áreas que se verán involucradas en la nueva rutina. Además, es fundamental tener en cuenta que cuidarnos la piel durante el proceso, evitará que la flacidez y las arrugas -que son inevitables- hagan una aparición exagerada.

Al perder peso, no solo veremos cambios en la báscula, sino también en nuestro rostro porque no solo se pierde grasa y agua del cuerpo, también del rostro, donde se hace notar la pérdida de colágeno y elastina, de manera que las estructuras de la piel se ven afectadas y es cuando vemos caer la piel en algunas zonas como mejillas y, la más evidente, el cuello.

Tratamientos disponibles

Para cuidar la piel mientras estamos en el proceso de adelgazamiento, es conveniente tomar medidas básicas como guardar una buena postura -que no es precisamente la que adoptamos cuando revisamos el celular- y, por supuesto, mantener la rutina de cuidado diario para rostro, cuello y escote que sea disciplinada y constante.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Esto incluye limpieza y nutrición con productos hidratantes, ácido hialurónico y protector solar. Asimismo, la esteticista Daniela Visiglio, explica que hay tratamientos no invasivos que nos ayudan a mantener la piel más tersa y firme tales como la radiofrecuencia y el ultrasonido.

Por otra parte, con relación a tratamientos médicos la doctora Karolina Landaeta, afirma que en los casos de bypass gástrico, manga gástrica y, en general, donde hubo una pérdida de peso muy importante hay distintas opciones disponibles que se recomiendan según la historia clínica del paciente.

“Recordemos que el cuello se compone de piel, tejido adiposo y músculos, y hay varias variables que se deben analizar para hacer el levantamiento de cuello. Estas son los grados de flacidez que tenga el paciente; los grados de tonicidad de la parte muscular, la pérdida de adiposidaad, y la edad… Con todos esos datos se pasa a decidir cuáles son los tratamientos adecuados para mejorar la zona”, señala la especialista.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Las opciones van desde lo más complejo a lo más sencillo, y en la primera categoría se encuentran las intervenciones quirúrgicas. “Cuando ya es una edad avanzada, cuando ya los músculos han cedido, cuando hay una flacidez muy importante que se parece la barbilla de un gallo, el tratamiento adecuado suele ser un lifting facial, proceso quirúrgico con el cual se corta y pega la piel, y se extienden los músculos del área”.

Entre la gama de opciones no quirúrgicas, Landaeta insiste en que las indicaciones dependen del grado de flacidez. “No podemos engañar al paciente. Hay que decirle cuándo está para quirófano, o si puede obtener buenos resultados con otro tipo de tratamientos como la aplicación de hilos tensores, que estimulan la producción de colágeno, elastina y fibroblastos para generar la reafirmación de la zona. También están los estimuladores de colágeno a nivel intradérmico, como el tratamiento Sculptra, que mejora la textura, la apariencia y la calidad de la piel”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La doctora añade a la lista la mesoterapia con silicio, mineral que también se pierde con el paso del tiempo y cuya carencia influye en la fragilidad de la dermis. A través de este tratamiento, el silicio ayuda a mejorar la firmeza de la piel, pues estimula el mantenimiento de las fibras de colágeno.

“También se están usando láser fraccionado de CO2, está el nek laser, y esta la tendencia de hacer lifting con láser y después una radiofrecuencia Se pueden hacer tratamientos combinados, pero deben ser individualizados, porque del diagnóstico correcto es que dependerán los resultados.

El diagnóstico para Adamari

La doctora Landaeta, al revisar algunas de las fotos de la estrella boricua, aproxima una recomendación sobre los tratamientos que ameritaría su caso. “Yo recomendaría estimular mucho la producción de colágeno, y si hay mucho colgajo de piel sugeriría llevarla a quirófano para practicarle un mini lifting facial. Si no, la ayudarían mucho los hilos tensores”.

(Photo by Santiago Felipe/Getty Images)
(Photo by Santiago Felipe/Getty Images)

Finalmente, la doctora señala que además de la flacidez del cuello se pueden hacer más notorios los aros de venus, que son las líneas horizontales que tenemos en el cuello y que pueden ser mejoradas con la aplicación de toxina botulínica en forma de perlas. “Eso provoca cierto estiramiento, al igual que en las bandas platismales. Eso también contribuirá a mejorar consistentemente el aspecto del cuello”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO | Una ex modelo de Victoria Secret demuestra con un sujetador las presiones que tuvo que aguantar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente