¿Cómo llegan los partidos a la moción de censura a Rajoy?

EFE
EFE

No están tranquilos en el PP. Saben que la votación de la moción de censura de mañana en el Congreso de los Diputados es un mero trámite que superarán sin agobios. Porque serán pocos, y minoritarios, los partidos que apoyen a Pablo Iglesias en sus tesis. Así que Ciudadanos, por orden de Albert Rivera, votará en contra. Y el PSOE, a instancias de Pedro Sánchez, se abstendrá. Aunque diferentes entre sí, ambas respuestas mostrarán su rechazo al Gobierno… pero también a Podemos. Porque la moción de censura de mañana se puede resumir en ‘no’ a Rajoy’ y ‘no’ a Iglesias. El debate será estéril en lo que se refiere a un cambio de Gobierno, pero será muy importante la pelea por demostrar quién es la verdadera oposición al Gobierno.

Pablo Iglesias saldrá en tromba. Atribuirá a su discurso un tono electoral y planteará la censura a Rajoy como “un paso de dignidad” frente a “corruptos sin escrúpulos” y “vendepatrias”. Su secretariogeneral en Madrid, Ramón Espinar, lo ha definido a la perfección: “Hoy somos un pueblo llevando a Pablo a la Moncloa en 2020”, ha señalado. Ni una palabra de cambiar mañana al presidente del Gobierno que es para lo que realmente sirve la moción de censura en caso de salir adelante.

A eso se suma que Rajoy, aunque superará la votación, está más solo que nunca. Rivera le ha dado hace apenas una semana su voto para los Presupuestos, pero nada más. Ciudadanos está preparando el terreno para un duro combate con el presidente del Gobierno. Quiere dejar claro que la aprobación de los Presupuestos no le asegura al PP la culminación de la legislatura. Al contrario, cuando mañana escuchen los discursos verán que el PP, si no empieza a ceder y negociar, puede ver como se adelantan unas nuevas elecciones. Un fantasma que en Moncloa no quieren ver ni de lejos.

Y el PSOE… Pedro Sánchez encara el debate en clave interna. Para empezar, no acudirá al hemiciclo, para no diluir el mensaje que quiere dar. EL encargado de defender la abstención será el nuevo portavoz socialista José Luis Ábalos. Sánchez quiere empezar a reconstruir el PSOE y volver a recolocarlo como principal partido de la oposición. Una sensación que, a pesar del número de escaños, ha perdido tras la decisión de la gestora de habilitar la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno. El PSOE tratará de navegar entre dos aguas durante todo el debate diciendo ‘no’ a Rajoy pero diferenciándose de Iglesias. Así lo ha resumido Sánchez en los últimos días: “Me siento muy próximo a los votantes de Podemos, pero discrepo de las decisiones y formas de actuar de Pablo Iglesias”.

Con todo esto el PP ha evitado dar pistas a sus rivales. A 24 horas de celebrarse la tercera moción de censura de la democracia en el país, nadie confirma ni desmiente si Mariano Rajoy va a querer participar del mismo. Están estudiando lo que ocurrió el pasado jueves en la Asamblea de Madrid con la moción de censura a Cifuentes quien declinó participar en un debate durísimo con gravísimos reproches.

Pero la decisión no es fácil. Si Rajoy decide contestar a todos los que le interpelen, el debate se enmarañará y se alargará hasta muy tarde ofreciendo la imagen del caos político de España en las dos franjas televisivas de los telediarios y copando las portadas durante muchas horas. Y si decide no hacerlo, el debate será más rápido pero los titulares serán para quienes quieren censurar su forma de gobernar. Quienes mejor le conocen creen que no se morderá la lengua: “Seguramente dará respuesta al numerito de Podemos”, reconocen en los pasillos de Génova.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente