Este es el rostro de Dios, según los cristianos de Estados Unidos

¿Cómo es Dios? La sempiterna pregunta tiene una peculiar respuesta en Estados Unidos. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC) construyeron un asombroso retrato basado en una encuesta de 511 cristianos estadounidenses, y los resultados son muy reveladores.

Así se imaginan que es la cara de dios

Los investigadores concluyeron que las personas tienden a imaginar un Dios se adapta a sus propias necesidades.

En el estudio, los participantes examinaron cientos de imágenes aleatorias de rostros para seleccionar cuál creían que más se parecía a Dios.

Las muestras seleccionadas se combinaron en esta impresionante imagen compuesta.

Joshua Conrad Jackson, quien dirigió el estudio de UNC, dijo que las imágenes elegidas reflejaban las inclinaciones políticas de los participantes.

Por ejemplo, las personas conservadoras eran más propensas a escoger imágenes de caras caucásicas de aspecto fuerte.

Los liberales, por otro lado, parecían más propensos a elegir rasgos menos caucásicos y más femeninos y también más jóvenes.

“Estos sesgos podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren”, dijo el Dr. Jackson.

El estudio también encontró que la imagen percibida de Dios también está influenciada por la demografía de los participantes.

Las personas más jóvenes preferían caras más juveniles y las personas atractivas eran más propensas a elegir rostros atractivos en el experimento.

Del mismo modo, los afroamericanos tendían a elegir caras afroamericanas en comparación con sus compañeros de origen caucásico.

Sin embargo, el estudio no encontró un sesgo de género: los participantes en general eligieron imágenes de Dios con aspecto masculino a pesar de su propio sexo.

“La tendencia de la gente a creer en un Dios que se parece a ellos es consistente con un sesgo egocéntrico”, dijo el profesor Kurt Gray, autor principal del estudio.

“La gente a menudo proyecta sus creencias y rasgos sobre los demás”- explicó- y nuestro estudio muestra que la apariencia de Dios no es diferente: la gente cree en un Dios que no solo piensa como ellos, sino que también se parece a ellos”.

“Aunque los cristianos estadounidenses expresan su creencia en un Dios universal, sus percepciones de su rostro no son universalmente similares”, añadió.