¿Cómo empieza una guerra entre monos?

Foto: SWNS.com

Aunque no nos guste reconocerlo, entre los animales también se producen guerras. El término puede sonar excesivo – se suele emplear el de “conflicto” – pero en ocasiones, especialmente en simios, no está desencaminado. Hay batallas, alianzas, luchas por el territorio conquistado y muchos muertos. Lo que hasta ahora no se tenía muy claro es cómo empiezan ni como se propagan estas guerras.

Un artículo reciente trata de explicarlo. Y para ello, lo primero que han hecho es deshacerse de la idea con la que se trabajaba hasta ahora. El modelo habitual es pensar en estas guerras como si se tratase de una epidemia, una enfermedad infecciosa que se va contagiando de combatiente a combatiente.

[Te puede interesar: Guerra de hormigas invasoras en el sur de los Estados Unidos]

Desde esta idea – que viene acompañada de modelos matemáticos que permiten hacer predicciones – el conflicto se va apagando con cada contagio. Es decir, cada vez que alguien se contagia entra en la guerra, pero al hacerlo ya no se puede volver a contagiar, con lo que el conflicto dura cada vez menos.

Pero la realidad desmonta esta idea. Porque resulta que cada contagio alarga el conflicto. Para complicar un poco más las cosas, no todos los contagios contribuyen de la misma manera a la duración o crueldad de la guerra.

¿Cómo puede ser esto? Los investigadores lo explican de una manera bastante elegante. Pensemos en un evento social, por ejemplo una cena en casa de alguien. Si los invitados van llegando cuando pueden, y están el tiempo justo para contar qué tal su semana y hablar con quien organiza la fiesta, cuantos más invitados hayan llegado menos quedará para que termine la fiesta.

Pero las guerras entre simios no funcionan así. Si seguimos con la idea de la fiesta, lo que ocurre es que cada invitado quiere mantener una conversación con cada uno de los demás invitados. Cuanta más gente haya llegado, más durará la fiesta, y se alargará según vayan llegando los invitados.

Así que ya tenemos un modelo sobre el que trabajar y poder predecir la duración de la guerra. Pero ¿se puede saber algo sobre la violencia del conflicto? Resulta que el modelo que han presentado también ayuda a explicar esto.

[Te puede interesar: Una mariquita invasora utiliza “guerra biológica” contra sus enemigos]

La respuesta es muy sencilla: depende del primero. En función de cómo se desarrolle el primer contacto violento, el resto seguirán la pauta marcada. Si la primera “batalla” es breve, no muy violenta ni cruel, toda la guerra se desarrollará del mismo modo. En cambio, si de primeras la cuestión se descontrola, se tratará de una guerra cruel y de larga duración, con un gran número de heridos y muertos.

Aún queda otra pregunta, la que probablemente todos nos estemos haciendo. Que sería “¿y ésto para qué sirve?” Por desgracia, los conflictos en sociedades animales son inevitables. Pero no es lo mismo que una guerra se descontrole y deje un buen número de heridos y muertos, a que sea un conflicto menor que implique a pocos miembros del grupo social. Aprender a gestionar este tipo de dinámicas puede contribuir a proteger a los propios animales. Aunque deja la duda de hasta qué punto, si es que alguno, es tolerable una guerra.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines